En el Café Varsovia se cumplen los sueños

Desde la ladera oscura de la vida, distinguí almas errantes, en busca de sus raíces. Pero las raíces eran sus propios pies desnudos, sin tierra firme a la que aferrarse. Eran almas jóvenes sin cuévanos donde acudir cuando muerde la soledad y el abandono....

Desde el otro lado

Aprieto la mano de mi pequeño con fuerza y con rabia. Desde el otro lado de la alambrada, un soldado intenta conquistarlo y le pone un caramelo entre uno de los rombos que forman la alambre. Tiro de él, pero al final cedo. ¿Cómo...

Ven a Veguellina de Órbigo el último domingo de cada mes

-Abuela, si quieres te ayudo a preparar la comida para mañana. Es último domingo de mes y en Veguellina de Órbigo se realizará el mercadillo “Quisicosas”. ¿Te acuerdas de Sara Fernández Giganto? Gracias a ella, cada último domingo de mes, en la plaza de...

La banda de mi pueblo se llama “SONES DEL ÓRBIGO”

El vuelo de las notas, entra en mis vísceras, / como supremo alimento. La piel, hecha / de células cósmicas, sufre una erupción / y las notas van penetrando en los espacios / más recónditos de mis átomos. / Contengo la sal, que respira...

Habitando sombras… y luces

Habitar ámbitos, / donde se esconde el silencio, /es tocar la magia del tiempo. / Atrapar la luz en un instante, / es tocar la calma, / acariciar el verbo encubierto / en el alma de las cosas. / Las cosas, las vidas, las...

El arco iris de Veguellina de Órbigo

-No puedo, no puedo con la risa. Te digo que no soy capaz de seguir. -Bueno, descansemos un poco, no nos vendrá mal. En el salón donde ensayaban, la luz comenzaba a declinar, estaba oscureciendo, llevaban un buen rato, pero se les hacía muy corto, porque...

¡Póngame una de ajedrez!

-¿Quieres dejar ya la videoconsola de una vez? ¡Qué barbaridad ahora no sabéis divertiros! Además tienes que hacer los deberes. Llegará la hora de la cena y, como cada día, no habrás terminado las tareas. Luego te quejarás. El muchacho obedeció, tenía que terminar los...

Días impares

Los días impares eran días de más trabajo. Normalmente tenía tareas en el campo, pero los días impares, se acercaba a los mercados de la comarca a vender los productos que cosechaba. “Este exquisito tomate nació en la tierra roja, de ahí su intenso color....

¿Llegará la sangre al Reguero Moro?

La luna escondió su acero tras los nubarrones que, amenazantes, lograron dejar el espacio negro y oscuro como la boca de un lobo. Nunca tuve miedo al lobo. Ahora que me ha venido a la mente la típica frase de: “Esto está más oscuro que...

¿Es el olvido la muerte?

Lo sacó con un pez en la boca, agonizante, el pez, y el chiquillo también. Pero aquel pez le dio la vida al muchacho, al introducirse en su boca, se convirtió en diamante que negara el paso al agua. El guarda del río le quitó...

El mismo sol, el mismo planeta

Antes de montar en la barca, ató a dos de sus hijos a la cintura. Había oído que en los trasvases y en las largas caminatas que debían hacer, los tumultos de personas eran tan grandes, que era fácil desperdigarse y no volver a...

Recuerdos del Órbigo

Anduvo a la orilla del río un buen rato. Fijándose en su fuerza, en las distintas voces que marcaban su ópera de furia. El río corría estrepitosamente hacia su destino. Pensó que era una pena no poder compartir tanta agua con otros ríos secos...

¿Sucedió en Veguellina de Órbigo?

Dejó que su cuerpo resbalara por la pequeña pendiente. Se zambulló en el agua helada. Tenía que lavarse las heridas. El dolor en el costado y en la pierna era infernal. El agua helada le alivió. Cerró los ojos y enfocó, con las últimas...