En la jornada de ayer una dotación de los Bomberos del Ayuntamiento realizó labores de prevención de riesgos en el entorno de la nueva zona comercial de La Granja, donde se ubican grandes establecimientos como Leroy Merlin, Decathlon, Kiwoko, Conforama o McDonals. Los trabajos consistieron principalmente en la limpieza y la comprobación de suministro de los hidrantes y bocas contra incendios que, por normativa, deben existir en estas zonas comerciales de cara a suministrar agua a los Bomberos en caso de un eventual incendio.

La mayoría de estos hidrantes requirieron de un profundo trabajo de limpieza y mantenimiento, ya que la mayoría de ellos se encontraban con una gran cantidad de suciedad, barro y cemento acumulado desde su instalación. Se procedió a limpiar las bocas y los racores de conexiones para las mangueras y también a comprobar las presiones de funcionamiento de los citados hidrantes mediante medidores de presión.

Es importante señalar que el buen funcionamiento de estas instalaciones es la única garantía de poder actuar con eficacia ante un incendio en un centro comercial de grandes dimensiones como es el de La Granja, por el gran requerimiento de agua para la extinción de un fuego en estas edificaciones.

Estas labores se enmarcan dentro de los nuevos trabajos que han sido impulsados desde la nueva jefatura del servicio, que desea enfatizar la prevención de riesgos en la ciudad con el objetivo de conseguir un servicio de bomberos moderno y renovado que pueda dar respuesta con plenas garantías a cualquier tipo de emergencia que se desencadene en la ciudad.

Las labores continuarán en sucesivas jornadas, realizando un recorrido por la red de hidrantes en las zonas más sensibles en caso de incendio en la ciudad.

Impactos: 38