– El consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio de la Junta de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, se ha reunido con los asistentes para apoyar el desarrollo de este importante sector, en una jornada a la que también ha asistido la presidenta de la Confederación Hidrográfica del Duero, Cristina Danés.

– Suárez-Quiñones anuncióel compromiso de la Junta, a través de SOMACYL, de continuar plantando un mínimo de 500 hectáreas anuales en Castilla y León

– Castilla y León es la mayorcomunidad autónoma en superficie de choperas de la Unión Europea

 

Un total de 45 alcaldes de municipios con choperas de las provincias de León, Palencia y Zamora, junto con propietarios forestales y del sector de la madera, se han reunido hoy en Toral de los Guzmanes (León) para celebrar el cambio de postura de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) respecto a las prohibiciones de plantación de choperas en las riberas del Duero. Los asistentes han visitado la planta de Garnica Plywood en Valencia de Don Juan y diversas plantaciones de chopo en Toral de los Guzmanes. El consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, Juan Carlos Suárez-Quiñones, se ha reunido con los asistentes para conocer sus inquietudes y apoyar desde la Junta el desarrollo de este importante sector para el medio rural de Castilla y León, jornada a la que también ha asistido la presidenta de la CHD, Cristina Danés.

Plan Hidrológico de la Cuenca del Duero

Durante los dos últimos años la Junta de Castilla y León, FACYLE, COSE, AEFCON, y diversos organismos públicos (ayuntamientos, diputaciones, entidades locales menores), colegios profesionales y particulares han participado en el proceso de redacción del nuevo Plan Hidrológico de la Cuenca del Duero, realizando propuestas y aportaciones.

La Confederación Hidrográfica del Duero comenzó a aplicar en el primer trimestre de 2019 criterios muy restrictivos respecto a la plantación de choperas en dominio público hidráulico, planteándose mantener esta prohibición en el nuevo Plan Hidrológico; esta medida, que afectaría a más de 5.000 hectáreas de superficie ribereña en el medio rural de Castilla y León, hubiera tenido las siguientes consecuencias:

  • Eliminación del 12% de la superficie de choperas en la Cuenca del Duero, unas 15.000 parcelas.
  • Pérdidas económicas superiores a 23 millones de euros anuales.
  • Destrucción progresiva de empleo en el sector: hasta 1.300 puestos de trabajo, de los cuales, 430 en el medio rural.
  • Drástica reducción del presupuesto de los ayuntamientos y entidades locales afectados, con una media del 60%
  • Eliminación de un importante sumidero de CO2, que contribuye además a la laminación de avenidas y a la mejora de la calidad del agua.

Gracias a la decidida actuación de la Plataforma +Chopo Sí, impulsada por las organizaciones FAFCYLE, COSE Y AEFFON, que representan a los propietarios de choperas y a la industria de transformación de la madera,  a la que se adhirieron la mayoría de los ayuntamientos y juntas vecinales afectados, diputaciones, empresas de servicios, autónomos, viveros y multitud de voces que defienden el cultivo del chopo, junto con la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio y su sociedad pública SOMACYL, se consiguió dar una adecuada redacción a los distintos Planes Hidrológicos en relación con las choperas.

Así, en el caso de la Cuenca del Duero, el principal artículo que motivó la polémica finalmente ha quedado redactado de esta manera:

Art. 30.2.b) Se autorizarán las plantaciones de cultivos arbóreos en el dominio público hidráulico respetándose el cauce de aguas bajas, las zonas de gran actividad hidráulica (depósitos de sedimentos desnudos e inertes) y las ocupadas por vegetación natural de ribera. Para ello, se debe salvaguardar un espacio de 5 metros medido desde la vegetación de ribera si existiera o desde el cauce de aguas bajas si no fuera así. Esto también será de aplicación para los brazos secundarios existentes.

Con este acuerdo se ha puesto fin a los problemas suscitados y el chopo volverá a plantarse el próximo invierno en todos aquellos terrenos ribereños de la Demarcación del Duero que han estado afectados por la conflictiva medida, garantizando los beneficios ambientales, económicos y sociales que proporcionan a los territorios y a los habitantes de Castilla y León.

Desarrollo de la jornada

Durante la jornada de hoy, los alcaldes, acompañados por el consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, Juan Carlos Suárez-Quiñones, y representantes de la Plataforma +Chopos Sí, han tenido la oportunidad de conocer ‘in situ’ tanto las técnicas de cultivo del chopo, como la industria de transformación de la madera de sus choperas.

En primer lugar, los asistentes han visitado el vivero de Villafer, gestionado por SOMACYL desde el año 2010; de sus instalaciones salen anualmente 100.000 plantones de chopo para la plantación de los terrenos gestionados por la sociedad pública. En este vivero se mantienen y desarrollan las cepas madre de las que se obtienen 135.000 varetas anualmente, que son la base de toda la producción de planta de los viveros particulares de la región, de los seis clones que con los que se planta el 95% de las 3.000 ha que anualmente se repueblan en Castilla y León. SOMACYL está trabajando, juntamente con el Gobierno italiano, en la réplica de nuevos clones mejorados genéticamente para adaptarse a las condiciones climáticas y edáficas de nuestros terrenos de ribera. El objetivo es aumentar la capacidad productiva actual y mejorar la resistencia a plagas y enfermedades. Somacyl ya trabaja en el vivero desde hace un año con cinco nuevos clones.

Plantaciones gestionadas por SOMACYL y visita a la empresa Garnica

Los asistentes también han tenido la oportunidad de conocer las choperas gestionadas por SOMACYL en Toral de los Guzmanes; se trata de un convenio de 30 ha repobladas con los clones I-214 y MC que tienen ya una edad de 10 años, estando prevista su corta en 2027.Esta sociedad pública gestiona 9.000 hectáreas de choperas en Castilla y León, lo que le convierten en la mayor entidad de Europa en el cultivo de chopos. De esta superficie, el 91% corresponde a terrenos públicos, propiedad de Ayuntamientos y Juntas Vecinales, y el resto (9%) son terrenos propiedad de particulares.Anualmente, esta empresa pública dependiente de la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio de la Junta planta 500 hectáreas de nuevas choperas y va a poner en el mercado 100.000 m3 de madera de chopo, con un valor de entre 10 y 15 millones de euros.

Impactos: 42