La Dirección de Enfermería del centro médico-quirúrgico leonés apuesta por un vehículo de “humanización de la asistencia” que trata de proporcionar a los cuidadores las herramientas adecuadas para fomentar la autonomía e independencia de la persona dependiente, al tiempo que les sensibiliza sobre la importancia de su bienestar.

 

 La Escuela de Cuidados del Hospital San Juan de Dios de León ha reanudado un programa formativo, que tuvo que ser suspendido a causa de la pandemia de la COVID-19. En este sentido, si el pasado 3 de marzo Lidia Cañón Carro y Benita Vives González impartían el taller ‘Cuidarse para poder cuidar’, ayer las supervisoras de Enfermería Silvia Fidalgo García y Mercedes Sahagún Lescún centraban su intervención en ‘Los cuidados básicos de la persona dependiente’ en un paso más hacia la “humanización de la asistencia”.

 

“El cuidado de un familiar repercute en la salud de la persona que se encarga casi a tiempo completo de esta tarea debido a la carga física y psíquica que conlleva”, sostienen sobre la necesidad de sensibilizar a los cuidadores sobre la importancia de su bienestar personal para conseguir el bienestar del otro.

 

En una primera fase se trata de proporcionar las herramientas adecuadas para fomentar la autonomía e independencia de la persona dependiente sin que aparezca la culpabilidad, detectar los síntomas de cansancio y ánimo depresivo en el cuidador y enseñarle técnicas que mejoren sus capacidades. 

 

Ya en una segunda etapa se persigue dotar de conocimientos suficientes acerca de los cuidados que va a prestar al paciente en el domicilio, relacionados con las actividades básicas de la vida diaria para “disminuir los miedos y la inseguridad a la hora de manejar distintas situaciones”. Así, se proporciona a los asistentes pautas para el manejo de la disfagia en personas con problemas de deglución y de la incontinencia en pacientes con pérdidas involuntarias de orina o heces.

 

Finalmente, según apuntan, “les instruimos en la movilización y transferencias, seguridad en el hogar y prevención de heridas con vídeo-tutoriales y talleres prácticos para hacer partícipes a todos los asistentes y poner en común distintas experiencias”.

 

El Hospital San Juan de Dios de León atiende a un volumen anual de más de 4.000 pacientes, con una media de edad que supera, en el área de hospitalización, los 70 años.  Muchos de ellos han sufrido una enfermedad o accidente que les ha causado daños irreversibles, de tal modo que cuando son clínicamente estabilizados reciben el alta médica pero no pueden regresar a su hogar en las condiciones deseables de autonomía y suficiencia.

 

Los resultados de la Escuela de Cuidados se pueden considerar muy positivos, tanto desde un punto de vista cuantitativo -por el número de personas a los que llega y por las más de 700.000 visualizaciones en el canal de YouTube del Hospital- como desde el punto de vista cualitativo con su medición en las encuestas de satisfacción.

 

Protocolos de actuación en planta

Por otro lado, técnicos en cuidados auxiliares de enfermería (TCAE) están participando en una serie de mesas redondas para actualizar los protocolos de actuación en las unidades de hospitalización en los diferentes turnos de mañana, tarde y noche. Guías de buenas prácticas que tienen que ver con aspectos como la confidencialidad y seguridad de los pacientes, la limpieza de los carros y del instrumental, el manejo de cargas para no manipular pesos excesivos, el control de diuresis, la aplicación de contenciones mecánicas y la prevención de lesiones en la piel.

Impactos: 83