Los leonesistas dan por amortizada la comunidad birregional creada en
1983 y afirman que “visto el modelo de fracaso que supone CyL para la
Región Leonesa, es hora de que deje de secuestrarse nuestro derecho a
ser comunidad autónoma”.

La publicación este lunes de los datos definitivos del Padrón Continuo de habitantes a 1
de enero de 2021 por parte del Instituto Nacional de Estadística, no ha hecho sino confirmar
que, un año más, las tres provincias de la Región Leonesa son las que más habitantes
pierden de la comunidad autónoma en términos absolutos.
Así, la provincia que más habitantes perdió fue León, con una caída de 4.733
habitantes en un año, seguida de Salamanca, que pierde 1.907, y Zamora, cuyo censo cae en
1.863 habitantes, para una pérdida total de 8.503 habitantes en el conjunto de la Región
Leonesa, frente a los 3.276 habitantes perdidos por la parte castellana de la comunidad.
Unos datos que desde Unión del Pueblo Leonés (UPL) han valorado como “una
prueba más del fracaso que supone el proyecto birregional de Castilla y León para León,
Salamanca y Zamora”. Y es que, para los leonesistas “no es normal que la Región Leonesa
vuelva a ser la que más habitantes pierde de España en proporción a su población, como no
es normal que el 72% de la despoblación de Castilla y León en el último año se concentre
en la Región Leonesa”.
En este aspecto, desde UPL manifiestan sentirse “estupefactos por la falta de crítica de
PP o PSOE al modelo de Castilla y León, cuando los datos dicen lo que dicen, que la Región
Leonesa se está desangrando en esta comunidad, en la que llevamos perdidos más de
170.000 habitantes, habiéndose convertido la Región Leonesa en la más envejecida de
Europa y la que peor evolución está teniendo en ámbitos como el nivel de renta, el
crecimiento vegetativo o el número de nacimientos”.
Así, los leonesistas señalan que “cuando la Región Leonesa fue incluida en Castilla y
León en 1983, entre las tres provincias leonesas sumábamos casi 1.120.000 habitantes, y hoy
estamos por debajo de los 950.000, siendo la única región española que ha retrocedido al
siglo XIX en su número de habitantes, con una sangría que no podremos parar sin el
manejo de los recursos propios que implica tener autonomía.”

Y es que, desde UPL apuntan directamente a los datos demográficos como evidencia
del perjuicio por la falta de autonomía propia, recordando que “mientras en periodo
autonómico España ha aumentado un 25% su número de habitantes, la Región Leonesa ha
perdido el 15% de su población, lo que es una muestra evidente del grave perjuicio que nos
causa la prohibición pactada por los grandes partidos de que seamos una comunidad
autónoma, en un bochornoso caso de violación de los derechos constitucionales de una región
histórica, con el perjuicio derivado para sus habitantes”.
En este aspecto, los leonesistas apuntan que “parece que en esta tierra nos
hubiésemos acostumbrado a resignarnos ante unos datos tremendamente graves, y es que, si
nos paramos a pensarlo, nuestra pérdida de habitantes en el último año es la equivalente a
que en Zamora hubiese desaparecido Fuentesaúco, en Salamanca hubiese desaparecido
Ledesma, y en León hubiese desaparecido Cacabelos”.
Por ello, desde Unión del Pueblo Leonés exigen “que se deje de secuestrar el
derecho de la Región Leonesa a ser comunidad autónoma que nos reconoce la
Constitución, para que Salamanca, Zamora y León podamos contar con herramientas y
recursos propios para poder revertir una situación gravísima y una deriva hacia el abismo
que debemos parar ya, sin más demoras”.

Impactos: 39