> La formación paneuropea considera que la mayoría de 3/5 para la renovación del Poder Judicial no es garantía de “despolitización” 

> La filial española defiende que el nombramiento del Fiscal General del Estado pase por las Cámaras Legislativas 

> La eliminación de puertas giratorias entre la esfera política y judicial, necesaria para la promoción de ascensos entre jueces y magistrados 

 

España – Con motivo de la apertura del Año Judicial 2021/2022, Volt España insta urgentemente una renovación de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ). Esta formación paneuropea ve incomprensible que un estado miembro de la UE lleve más de 1.000 días sin renovar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), afectando a cargos tan importantes como los magistrados del Tribunal Supremo, de los presidentes de los Tribunales Superiores de Justicia, de la inspección de los Juzgados y Tribunales y la formación, nombramiento, ascensos y régimen disciplinario de jueces y magistrados. 

En estos cuatro años, se ha hecho tan evidente que el Gobierno y la oposición no son conscientes de su deber de asegurar la independencia y neutralidad del Poder Judicial, sin suponer intereses políticos. Sin embargo, sus actitudes están haciendo demostrar que la cúpula judicial española es un órgano politizado. Ante este hecho, se pone de manifiesto que es necesario un gran acuerdo para reformar la Ley Orgánica del Poder Judicial para evitar situaciones de bloqueo político como las actuales y que garanticen la independencia del órgano de gobierno judicial y, en este sentido, Volt España tiene mucho de que aportar. 

Volt España está convencida de que la mayoría de 3/5 contemplada en la legislación vigente para la renovación de CGPJ no es garantía de

“despolitización” del órgano judicial y por ello esta formación apela a la independencia de los jueces en los nombramientos de las organizaciones judiciales. Para que se lleve a cabo esta renovación, la filial de Volt Europa propone, por ejemplo: 

  • El no control del Ejecutivo español en la actividad de los jueces y conmine a atacar, de forma directa o indirecta sus mandatos. Modificar las funciones del CGPJ con vistas a que no tengan capacidad decisoria sobre cargos jurisdiccionales tales como magistrados del Tribunal Supremo, Audiencia Nacional o sus Presidencias. 
  • Establecer la elección sucesiva de los miembros del CGPJ, de forma similar a la que se realiza en el Tribunal Constitucional, con vistas a garantizar un mínimo de continuidad en su Gobierno. 
  • Constitución de una Comisión Técnica que elegiría a los miembros del CGPJ para su ratificación en el Congreso de los Diputados por una mayoría de 2/5. Esta Comisión estaría formada por asociaciones de jueces, universidades y colegios de abogados, que se encarguen de revisar currículum y puedan hacer entrevistas psico-técnicas de selección. Para superar bloqueos como el que vivimos actualmente, se defiende que esta Comisión Técnica elegiría unilateralmente y de manera provisional a los vocales del CGPJ, obligando a los políticos a realizar votaciones al respecto periódicamente. 
  • El Presidente del CGPJ será elegido por el propio órgano, pero este no será el Presidente del Tribunal Supremo. 

Esta formación entiende, además, que es urgente reformar el nombramiento del Fiscal General del Estado para que no sea elegido por el Ejecutivo, sino por las Cámaras Legislativas, con vistas a que este cargo realmente represente de manera más directa el “interés público” a cuya defensa está encomendado. 

Con respecto al sistema de ascenso de los jueces y magistrados, Volt España propone una reforma. Considera que es necesario eliminar el fenómeno de las puertas giratorias entre la esfera política y judicial, evitando los juicios de evaluación política que pasan los jueces. Asimismo, propone que el presidente del Tribunal Supremo sea nombrado íntegramente entre los propios jueces y magistrados. Para alcanzar esta propuesta y las anteriores, es necesario modificar la Ley Orgánica del Poder Judicial. Se pueden encontrarlas

Impactos: 22