La Universidad de León (ULE) es una de las 12 universidades españolas de 81 de toda España que en este momento cumple ya los requisitos establecidos en Real Decreto para garantizar la calidad en la enseñanza universitaria, aprobado en el último Consejo de Ministros del pasado mes de julio y publicado en el BOE el 28 de julio. El RD aprobado a propuesta del Ministerio de Universidades, permite asegurar que se implementen los requisitos imprescindibles de calidad académica que exige la enseñanza en la educación superior en universidades públicas y privadas. 

Con esta iniciativa se introducen cambios sustanciales en cuanto a los requisitos para crear y reconocer a una universidad, tanto en el ámbito docente como en el investigador. Y la Universidad de León (ULE) ya reúne todas las condiciones legislativas recogidas en ese Real Decreto, un resultado que ha sido posible gracias al trabajo y dedicación de profesorado e investigadores por hacer de la ULE un espacio de calidad en la formación superior y de excelencia investigadora. 

Actualmente, únicamente 12 universidades atesoran las exigencias para ser consideradas instituciones de educación superior, y la Universidad de León (ULE) cumple con todos y cada uno de los mínimos exigidos para seguir siendo universidad, además de ser la única universidad de Castilla y León que responde a los cambios sustanciales contemplados en este RD cuya aplicación está dirigida a todas las universidades del territorio español, ya sean públicas o privadas, de modalidad presencial, virtual o híbrida.  

El primero de los requisitos hace alusión a la oferta docente con unos mínimos de una decena de títulos oficiales de Grado, seis de Máster, tres programas oficiales de doctorado y cinco ramas del conocimiento.  Las universidades, como ya hace la de León, también tendrán que contar, en segundo lugar, con un miembro del Personal Docente Investigador (PDI) por cada menos de 100 alumnos y una temporalidad entre el PDI inferior al 50 por ciento. En el caso de la ULE, el porcentaje de PDI doctor a tiempo completo asciende al 74%, con un 39,6% contratados de forma temporal. Otra de las condiciones hace referencia a los centros adscritos, como el que la ULE tiene en la Escuela Universitaria de Trabajo Social. En estos tres ámbitos, la ULE es la única universidad de Castilla y León que cumple. 

 

(SIGUE…)

El siguiente requisito, que se está convirtiendo en punta de lanza en el Campus de Vegazana, es la actividad investigadora. Los mínimos ministeriales se sitúan en cinco proyectos de investigación concedidos, un 60 por ciento de docentes con sexenios aprobados entre los profesores doctores y dedicar al menos el cinco por ciento del presupuesto anual a I+D+I. Si hay un dato que prueba la apuesta de la ULE por la investigación es el hecho de que un 17,02 por ciento de su presupuesto está destinado a este fin. Esto supone multiplicar por más de tres veces el mínimo del cinco por ciento exigido por el Ministerio de Universidades. En las cuentas de 2020, la institución académica destinó 17.534.344 euros a la investigación científica.

El Real Decreto también contempla que los estudiantes matriculados en formación continua (títulos propios, cursos experto universitario, másteres no oficiales,…) no podrán superar en dos veces el número de estudiantes matriculados en títulos oficiales, y las universidades deberán tener sistemas internos de garantía de calidad, que deberán ser certificados por la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) o por las agencias de calidad de cada comunidad autónoma, en el caso de Castilla y León, es la ASUCYL. Ambos parámetros alcanzados por la ULE, al igual que la disposición de instalaciones y equipamientos docentes, de investigación y de transferencia, adecuados para el desarrollo de la enseñanza universitaria y la producción científica. 

Impactos: 46