El procurador leonesista en las Cortes de Castilla y León, Luis Mariano Santos, ha avanzado hoy  en rueda de prensa la presentación de dos proposiciones no de ley con las que pretende recabar el apoyo de las Cortes de Castilla y León para instar al gobierno de Pedro Sánchez a la liberación de los peajes de la AP 71 (León-Astorga) y de la AP 66 (León-Campomanes).

El procurador leonesista afirmó que la presentación de estas medidas no tienen por objeto denunciar el agravio que supone tener en territorio leonés dos de las autopistas más caras del Estado, sino la necesidad de liberar tanto la AP 71 y la AP 66, vías fundamentales para situar a León como eje logístico del noroeste, ensalzar el corredor atlántico, y permitir ampliar la fluidez de circulación de las mercancías provenientes de los puertos gallegos y asturianos y su salida hacia Europa. También y no menos importante, remarca el procurador leonesista, esta medida sería especialmente beneficiosa para el desarrollo del polígono industrial de Villadangos, el más importante de la provincia de León y cuyo desarrollo se ve comprometido por los peajes de la AP 66 y de la AP 71. La reclamación también obedece a la alta siniestralidad que presenta la N 120, pues la liberación de la autopista León-Astorga permitiría la descongestión de la citada vía, reforzando la seguridad vial de la zona.

La concesión en la autopista del Huerna que finalizaba en el presente año, fue ampliada por el gobierno popular de Mariano Rajoy hasta el año 2050, a pesar de haber superado con creces la inversión realizada por Aucalsa en su construcción, por lo que tras años siendo una de las autopistas más rentables de España, los leonesistas consideran que es el momento idóneo para su liberalización.

La lucha de UPL por la liberación de las autopistas de la provincia no es nueva, pues, ya en 2016, la formación leonesista presento una PNL donde reclamaban la inclusión de las autopistas leonesas AP 71 y AP 66 en el Plan Nacional que pretendía su abaratamiento, siendo aprobada por unanimidad, pero no llevándose a cabo ni con el gobierno popular de Mariano Rajoy, ni con el gobierno de coalición de Pedro Sánchez, a pesar del compromiso del consejero de fomento Juan Carlos Suárez Quiñones de materializar la propuesta.

En febrero de 2018, la formación presentó una PNL más ambiciosa, cuyo objeto era instar al Gobierno de España a liberar ambas autopistas, en este caso, los leonesistas recabaron únicamente el apoyo del PSOE y de Podemos, “posiblemente porqué era Mariano Rajoy quien gobernaba el Estado en esos momentos”, siendo rechazada por PP y Ciudadanos, “obedeciendo posiblemente al mismo criterio”, lo que impidió que la reclamación saliese adelante. El procurador leonesista culpa al popular Antonio Silván y especialmente al consejero de Fomento, el leonés Juan Carlos Suárez Quiñones, quien dirigía la comisión de Fomento y decidía el voto del Partido Popular en aquel momento, del frenazo a la iniciativa presentada por la UPL.

Ahora, y a tenor de la medida tomada recientemente por el Gobierno de coalición para rebajar el coste de las autopistas gallegas, con una inversión de 2.300 millones de euros, los leonesistas presentarán dos proposiciones no de ley para liberar la AP 71 y la AP 66, instando a que populares y socialistas demuestren de una vez ese “leonesismo útil” por el que, según Santos, pugnan Javier Santiago y Javier Cendón en los medios de comunicación. El procurador leonesista espera que el PSOE, ahora que Gobierna Pedro Sánchez, no cambie el sentido del voto, mostrando su postura a favor de la misma iniciativa en 2018, y que los populares se sumen a la reclamación, independientemente de quien gobierne el Estado.

Impactos: 30