Izquierda Unida local registra en el Ayuntamiento de León su moción a la espera de que sea recogida por alguno de los grupos con representación en el Ayuntamiento, y que alguien muestre interés en mejorar el sistema de recogida de basuras y el reciclaje en la ciudad.

Entre las propuestas presentadas está el poner en marcha máquinas de retorno de envases con un sistema de recompensa por puntos, que se acumularían para proyectos concretos en los barrios y acometer, junto al resto del Consorcio de Gersul, la modernización de las plantas y el aumento de personal, de manera que se cumplan los objetivos de reciclaje establecidos por Europa y se pueda reciclar el cien por cien de lo que llega a las plantas, además de racionalizar horarios del personal y evitar accidentes laborales. También el apoyo al comercio local compensándole con una media de 3 céntimos por envase recogido.

Según IU “Las políticas y normativas ambientales de la Unión Europea se basan en los principios de precaución y prevención, de acuerdo con los criterios de evitar el daño ambiental en origen y que el responsable de poner en el mercado un producto que se convierte en residuo se debe responsabilizar de él (Responsabilidad Ampliada del Productor). Además, el VI Programa de Acción Ambiental de la UE plantea como objetivo principal la disociación entre crecimiento y la producción de residuos y menciona la prevención como principal elemento de la política de gestión de residuos. A ello se suma que la UE dentro de sus políticas de Economía Circular considera los residuos y la buena gestión de estos como una fuente principal de recursos y materias primas. Las normativas europeas, Estatales y Autonómicas en materia de residuos y residuos de envases van encaminadas a unos objetivos de reciclaje y reducción que no se han alcanzado y que recientes elementos del ordenamiento político internacional como la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, el Pacto Verde Europeo o la Estrategia Española de Economía Circular buscan reducir el impacto de nuestros sistemas de producción y consumo.”

Carmen Franganillo, coordinadora local, explica que “según la LERE 11/1997, los sistemas de depósito, devolución y retorno de envases (en adelante sistemas de retorno de envases) son el sistema obligatorio de gestión de envases, pero que por interés del sector del envase no se han desarrollado. Además, como ya hemos advertido en otras ocasiones, no cumplir estos parámetros vendrá acompañado de las subsiguientes multas desde la UE, además de graves y probadas afecciones a la salud y al medio ambiente. Presentamos esta moción con el único fin de que en los próximos años tengamos un marco legal que nos permita llegar a cumplir las exigencias de que en materia de gestión de residuos son trasladadas desde la UE a los países miembros y que son de obligado cumplimiento.”

Desde IU quieren recordar al consistorio que “En 2016, el vaso del CTR colapsó, necesitando, varios años antes de lo previsto, y dada la mala gestión de los residuos de la provincia de León, la construcción de un nuevo vaso, que tampoco supone atajar de raíz el principal problema que llevó a su construcción, que fue, precisamente, esa mal gestión y la falta de un reciclaje bien ejecutado. La experiencia no parece haberse traducido en políticas efectivas para evitar que esto vuelva a suceder en el futuro, y tampoco parecen preocupar las filtraciones ocasionadas y la contaminación de acuíferos. Con unas instalaciones inauguradas en 2004 y diseñadas antes del año 2000, el complejo del CTR de San Román de la Vega precisa ya un plan de modernización. La falta de maquinaria de última tecnología en la gestión de residuos no permite que se consigan separaciones completas. No tienen ni capacidad, ni personal para realizar la clasificación precisa y cuanto más contaminada llega una bolsa, más difícil es de separar. La falta de seguridad en el CTR es también un tema a tratar, y que tiene que ver con la falta de personal. La recuperación de materiales de la basura y su puesta en el mercado para el reciclaje no sólo reporta ingresos a Gersul, también a los ayuntamientos. En la capital, el pasado año se superaron los 600.000 euros a través de la venta de distintos materiales de sus contenedores o las recogidas especiales puerta a puerta.”

Para finalizar, la Asamblea local de IU espera que los Grupos Municipales tengan la suficiente sensibilidad con el tema como para tener en consideración esta moción y trasladarla a debate en pleno, ya que este sistema de recogida de residuos de envases reduce claramente el  impacto medioambiental.

Impactos: 37