El evento literario comienza este viernes, 28 de mayo, con un acto inaugural protagonizado por la ganadora del Premio Nadal, Ana Merino, y el escritor oscense Manuel Vilas

Con el pregón, que tendrá lugar en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de León, se inicia la cuadragésimo tercera edición de una feria que se prolongará hasta el 6 de junio

La Feria del Libro, que el año pasado no pudo celebrarse a causa de la pandemia, regresa mañana, viernes 28 de mayo, para volver a acercar los libros a todos los leoneses y ofrecer una programación de diez días repleta de presentaciones, firmas y gran número de actividades, que se extenderán hasta el domingo 6 de junio.

La cuadragésimo tercera edición del evento literario comenzará, a las 20:00 horas, con un pregón protagonizado por la ganadora del Premio Nadal 2020, Ana Merino, y el finalista del Premio Planeta 2019, Manuel Vilas.

El acto tendrá lugar en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de León y contará con la presencia del Ilmo. Sr. D. José Antonio Diez, alcalde de la ciudad, la Concejala de Acción y Promoción Cultural, Dña. Evelia Fernández, y el presidente de la Asociación de Libreros, D. Héctor Escobar.

Por tercera edición consecutiva, la feria cuenta con una pareja de pregoneros como responsables del discurso inaugural.

Ana Merino (Madrid, 1971), catedrática de escritura creativa en español y estudios culturales en la Universidad de Iowa, ha publicado nueve poemarios, entre los que destaca Preparativos para un viaje, galardonado con el Premio Adonáis de Poesía en 1994, y es autora de varias obras de teatro, así como diversos ensayos especializados. Su primera novela, El mapa de los afectos (Ediciones Destino, 2020), ha sido reconocida con el prestigioso Premio Nadal, gracias a una historia ambientada en un pueblo de Estados Unidos que permite al lector adentrarse en los misterios cotidianos de una pequeña comunidad rural.

Merino estará acompañada por el escritor Manuel Vilas (Barbastro, 1962), licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Zaragoza y autor de media docena de poemarios a los que hay que sumar su publicación más reciente, Roma (Visor de Poesía, 2020), sobre las calles de la capital italiana. Finalista del Premio Planeta con su novela Alegría (Editorial Planeta, 2019), donde camina entre la confesión y la autoficción a través de una historia impulsada desde el pasado, tiene en Ordesa (Alfaguara, 2018), su obra más conocida.

«Ser pregonera de esta feria supone para mí recordar lo mejor de mi infancia», reconoce la escritora, hija del académico José María Merino, de ascendencia leonesa. «Recuperar los recuerdos más gratos, el lugar donde he sido inmensamente feliz, donde ha estado mi formación emocional y literaria», revela, «por eso en el pregón hablaré desde la voz de esa niña que ahora es adulta y escritora, que reivindica los libros y la lectura».

La autora promete ejercer en su discurso una reivindicación desde una «intimidad lectora, un lugar común que nos hace a todos mejores personas y que nos ayuda a cohesionar una comunidad. Porque los libros son claves para entender el mundo y las ferias son fundamentales para asentar ese entendimiento».

Para su compañero, una feria del libro es un evento no sólo económico, sino también cultural y al servicio de la ciudadanía, por lo que un pregón ha de ser «un momento festivo, de invitación a la lectura y de poner en valor los libros así como a sus profesionales: libreros, editores, lectores, distribuidores…». «La pandemia ha demostrado que los libros son buenos compañeros, que ayudan en momentos difíciles», explica Manuel Vilas, «son un maravilloso refugio para la inteligencia, la imaginación y las emociones, una escuela de vida».

ORDOÑO II. Tras el acto, tendrá lugar una visita a la veintena de casetas de librerías y editoriales participantes en la feria que este año, y por primera vez en su historia, estarán ubicadas en la Avenida de Ordoño II. Un cambio de emplazamiento que, para el presidente de la Asociación de Libreros de León, Héctor Escobar, es uno de los cuatro pilares de esta edición, a los que hay que sumar «el exponencial de los autores participantes, de primer nivel nacional; la importancia de la fotografía leonesa, en especial la figura de Manuel Martín Martínez; y la consolidación de un proyecto importante de feria del libro junto al Ayuntamiento de León, a través de la Concejalía de Cultura, así como la Universidad de León y gracias a la colaboración de otras instituciones como el MUSAC, la Galería Ármaga, la Fundación Cerezales o la Asociación FOCUS de fotógrafos leoneses». El librero y editor destaca «la ilusión, después de un año tan duro, de sacar los libros a la calle».

Impactos: 69