El Consejo de Gobierno ha aprobado esta mañana la formalización del encargo a la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de Castilla y León, S.A. de las actuaciones de modernización y mejora de las condiciones arquitectónicas y de gestión del funcionamiento y explotación de la estación de autobuses de León por un importe de 15.076.229 euros, con una duración de 20 años. Mañana viernes, día 7 de mayo, se publicará el anuncio de la licitación de las obras en el portal de contratación de la empresa pública SOMACYL en el ámbito de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente. Las obras tendrán un plazo de ejecución de 18 meses, por lo que se espera que estén concluidas en el primer trimestre de 2023.

La ejecución de las obras, así como la posterior gestión de los servicios de la estación de autobuses, serán asumidas por la empresa pública Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de Castilla y León, S.A (SOMACYL), adscrita a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León. Las actuaciones que se pretenden llevar a cabo consisten, por un lado, en una mejora y modernización integral del edificio y todas sus instalaciones, cuya consecuencia inmediata será la mejora de las condiciones de eficiencia energética, la modernidad, accesibilidad, calidad y comodidad de las instalaciones, y por otro, la gestión de los servicios prestados a los viajeros.

Actuaciones en el edificio

Con la realización de estas obras se aborda la actuación desde el punto de vista funcional, formal y constructivo, consiguiendo una imagen unitaria, potente y reconocible, articulada a base de pórticos a modo de costillas que resuelven toda la actuación propuesta; dotando de ritmo a una construcción tan alargada, facilitando la colocación de sistemas pasivos de control solar (lamas fijas y marquesinas) y renovando totalmente el aspecto del edificio.

Asimismo, se realizará la adecuación del cerramiento externo del edificio, tanto en el interior como en el exterior se colocará nueva señalética totalmente uniforme que beneficia la composición estética del conjunto y la confortabilidad de sus usuarios.

Se mejorará la accesibilidad mediante un nuevo acceso principal a la terminal mediante un vestíbulo cortavientos con puertas automáticas. Se renuevan y resitúan los núcleos verticales de acceso a la planta primera, dotándolos de ascensor adaptado y los aseos dotándoles de cabinas accesibles. La salida al pre-embarque de las dársenas se realizará también mediante puertas automáticas y el núcleo de taquillas e información dispondrá de puestos de atención adaptados.

En el vial situado junto al acceso principal se dispondrán dos plazas de aparcamiento reservado para discapacitados y en la zona de aparcamiento interior de la estación para personal e la estación se disponen otras dos plazas adaptadas.

Por otro lado se incrementará la confortabilidad para el viajero con la mejora del acceso principal y en las terminales de transporte de viajero actuales se potencia la venta a distancia o en máquinas de venta de billetes asistidas por personal de la estación. También se mejorarán las zonas de espera desde donde se tiene visión del pre-embarque, siendo una zona cerrada y climatizada, y de las pantallas de información al viajero, y además se visualizan las dársenas.

Se construirá una zona de embarque cerrada y delimitada para el acceso peatonal a los vehículos en las dársenas del lateral este, quedando estas dedicadas en exclusiva a la salida y llegada de viajeros, evitándose el embarque al otro lado de la calle de circulación. Este nuevo espacio para viajeros con salida inmediata cerrado (antes cubierto únicamente por una marquesina), y climatizado, es una de las actuaciones más importantes del proyecto. Asimismo, se practicará una remodelación de la zona de maniobra de los autobuses y de los andenes de manera que tanto el pavimento de rodadura de los vehículos como el de uso peatonal queden completamente renovados.

Este proyecto propone zonas de restauración que conllevan diferentes “sitting areas” (espacios generales para sentarse) en el vestíbulo general y se dota a la zona de espera de una sala VIP con acceso directo al pre-embarque para aquellos viajeros de clase preferente o con tarjetas de fidelización.

Otras actuaciones

La estación contará con un nuevo sistema automático de control y regulación del tráfico y en la entrada de vehículos existirá una barrera automatizada con su correspondiente sistema de gestión que permite direccionar los autobuses a una dársena preestablecida cuya señal luminosa se encenderá automáticamente, permitiendo a partir de ese momento el libre embarque y desembarque de viajeros con tarjeta de viaje autorizada.

Se potenciará la modernización de la venta y expedición de títulos de transporte ya que la gestión de la venta de billetes para el acceso a los autobuses ha dejado de realizarse en un alto porcentaje en las taquillas de las estaciones de manera presencial.

Por otro lado, se procederá a la mejora de los espacios comerciales y de su gestión con una reordenación programática de toda la estación, situando los espacios comerciales en el perímetro del vestíbulo general, priorizando aquellas situaciones que provocan una doble fachada exterior- interior siempre que sea posible, potenciando así el posible uso con la estación cerrada, si fuese necesario. Se contabilizarán sus consumos independientemente.

Se contempla de igual manera la mejora de los espacios administrativos y de su gestión por lo que los espacios administrativos de la planta primera que no sean necesarios para el funcionamiento de la estación se podrán alquilar a terceros como línea de negocio para el propietario o concesionarios de la explotación de la estación. Se renueva la imagen exterior que da al vestíbulo general, haciéndola más funcional y moderna. También existe la posibilidad de contabilizar sus consumos independientemente.

Se renovará totalmente el aspecto del edificio, dotándole de modernidad, con una propuesta de arquitectura racional y organizativa del todo el conjunto. Para ello, partiendo de la solución para la realización del aparcamiento sobre las dársenas mediante un sistema de grandes pórticos metálicos para colocar elementos de protección solar pasivos, realizar una marquesina por las caras este, norte y oeste del edificio y modificar la actual disposición del lucernario perimetral del vestíbulo general.

Mejoras constructivas

Una de las prioridades de este proyecto es la mejora de la eficiencia energética. Para ello se construirá una fachada ventilada hacia el exterior del cerramiento actual. Se colocarán medidas pasivas en los huecos expuestos al soleamiento excesivo, y además se colocarán lamas fijas y marquesinas perimetrales al edificio por el exterior.

Por otro lado, se procederá a la renovación de las instalaciones de climatización mediante la implantación de dos bombas de calor de alto rendimiento y se elimina el depósito de gasoil soterrado actualmente en la zona de salidas a las dársenas. También se renovará por completo del lucernario de cubierta mediante la eliminación de los paramentos de metacrilato inclinados y la cubierta actual para sustituirlos por nueva carpintería de aluminio vertical con acristalamiento con cámara de aire y vidrio bajo emisivo con control solar, y por una nueva cubierta de panel sándwich metálico para aprovechar las horas de luz natural y un ahorro en el consumo de electricidad del edificio. Se conseguirá la atemperación del pre-embarque y embarque mediante bombas de calor de alto rendimiento también que permitirán alcanzar una temperatura mínima en invierno de 15ºC y en verano de 27ºC, También se implementará un sistema de ventilación de alta eficiencia con recuperación de calor para todas las áreas comunes del edificio, las oficinas y los locales comerciales, con objeto de proporcionar un ambiente saludable y una eficiencia energética optimizada.

Otro de los objetivos de esta reforma es la renovación de las instalaciones para lo que se  actualizarán todas las instalaciones del edificio y de las dársenas. Entre ellas, la instalación de fontanería de los aseos, la eléctrica adaptada al REBT y la de iluminación mediante luminarias LED con control lumínico mediante sistema DALI o similar, aspecto que colabora a lograr una mejor calificación energética. La iluminación se utilizará así mismo para marcar espacios singulares, como pueden ser las “sitting áreas” colocándolas a menor o mayor altura, según el carácter y las necesidades lumínicas a satisfacer. Además, se realizará una instalación de megafonía.

Gestión de los servicios de la estación

Los servicios incluidos dentro de estas actuaciones de gestión y funcionamiento de la estación son los siguientes: Recepción, atención y expedición de autobuses; información al usuario e interna a los operadores; administración y expedición de billetes; facturación de equipajes y paquetería; consigna de equipajes; vigilancia de la estación; servicios auxiliares al cliente; y gestión de alquileres.

Para la prestación de los servicios se llevarán a cabo las siguientes actuaciones: condicionamiento de la zona de oficinas y centro de control de la estación; sistemas de información al viajero; automáticos de control y regulación del tráfico; automático de validación y venta de billetes; sistemas de seguridad en la estación; red de telefonía y comunicaciones; mobiliario necesario: bancos, papeleras, etc; equipamiento de locales comerciales, zonas de consigna, mantenimiento de autobuses y de la zona de vestuario y aseos de los trabajadores; y señalización.

Antecedentes

La estación de autobuses de León es propiedad y fue construida por la Junta de Castilla y León. Fue inaugurada en el año 1990, habiendo tenido una pequeña reforma en 1996.La infraestructura de la estación está compuesta por dos edificios y la zona de dársenas, siendo la superficie catastral de 11.826 m2.En la actualidad, la Estación de Autobuses de León está gestionada por la mercantil ‘Estación de Autobuses de León S.A.’ en régimen de concesión por un plazo de 20 años, estando en situación de prórroga en estos momentos. Los servicios de transporte ofertados por la estación incluyen 181 rutas, 22 internacionales, 32 interautonómicas y 97 autonómicas, y cuenta con un volumen anual de 1.588.628 viajeros.

Impactos: 27