La disponibilidad financiera que tiene el equipo de gobierno actual, al salir del Plan de Ajuste, permitiría iniciar de manera urgente la retirada del amianto de los edificios municipales. Así lo pretende el Grupo Municipal del Partido Popular, que lleva insistiendo unas semanas sobre la necesidad de acometer un plan para eliminar todo el amianto del municipio, ante la próxima aprobación por parte del Gobierno de la nueva Ley de Residuos y Suelos Contaminados; normativa que obligará a los ayuntamientos a elaborar un censo de todas las instalaciones con amianto y un calendario para la retirada de este material cancerígeno antes de finales de 2022. Los concejales populares han visitado estos días las instalaciones municipales de los Huertos de La Candamia y las del Coto Escolar, algunas de las más sensibles por su alta afluencia de personas mayores y de niños, respectivamente, en entornos con alta presencia de amianto.

Si por algo pasará a la historia el actual equipo de gobierno PSOE-Podemos dirigido por el alcalde Diez no será por cumplir su promesa de convertir a León en un ‘Ayuntamiento de cristal’ y por hacer de la participación su principio para gestionar la ciudad.

El equipo de gobierno PSOE-Podemos ignora desde hace semanas las peticiones del Grupo Municipal del Partido Popular para actuar en los edificios con amianto. Ahora es posible. La disponibilidad financiera que tiene el equipo de gobierno actual, al salir del Plan de Ajuste, permitiría iniciar de manera urgente la retirada del fibrocemento, no solo en los edificios municipales, sino también en toda la ciudad.

Por ello, los concejales populares Eduardo Tocino y Aurora Baza han visitado estos días las instalaciones municipales de los Huertos de La Candamia y las del Coto Escolar, algunas de las más sensibles por su alta afluencia de personas mayores y de niños, respectivamente, en entornos con alta presencia de amianto. Estas edificaciones deberían ser las primeras donde tendría que actuar el equipo de gobierno y los populares se lo solicitarán las veces que sea necesario.

La próxima aprobación por parte del Gobierno central de la nueva Ley de Residuos y Suelos Contaminados obligará a los ayuntamientos a elaborar un censo de todas las instalaciones con amianto y un calendario para la retirada de este material cancerígeno antes de finales de 2022. Ante esta situación, los municipios tienen que actuar de inmediato ante la ingente labor de localizar y clasificar cada uno de los lugares con presencia de este material. Los populares insisten en que ahora el Ayuntamiento puede priorizar e invertir el dinero de las arcas municipales en esto en vez de en otros proyectos innecesarios, caprichosos y millonarios, como en el caso de Ordoño II, que hay que regarlo todos los días para que se vea el color.

Un alcalde sin palabra

La pasada semana, el equipo de gobierno ya dio muestras de su nulo interés por el grave problema del amianto, cuando el alcalde Diez, representado por Vicente Canuria en la Junta de Portavoces, dio su palabra de trasladar la moción del PP a las comisiones de Desarrollo Urbano y Hacienda, por ese orden, antes de ser debatida en el Pleno pero no lo llevó a cabo.

Los populares recuerdan las peticiones recogidas en la moción:

  1. Realizar un inventario de las edificaciones con fibrocemento para la sustitución urgente del mismo en aquellas de titularidad municipal, dada la extrema gravedad que la exposición a este tipo de material representa para la salud, avalada sobradamente por estudios científico-médicos, y la próxima aprobación de la nueva Ley de Residuos y Suelos Contaminados.
  2. Instar al Ayuntamiento de León al estudio para la implantación de una línea de ayudas para la eliminación del fibrocemento de todo tipo de edificaciones de forma coordinada con la aplicación de la nueva Ley de Residuos y Suelos Contaminados.

Impactos: 19