• El presidente de la Junta destaca que Castilla y León se encuentra mejor que la media española en PIB, déficit y paro y eso la sitúa en una situación óptima para abordar la recuperación
  • Ha reiterado que en las próximas semanas se suprimirá el Impuesto de Sucesiones y Donaciones entre familiares, un tributo que ha calificado de “injusto”

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha defendido esta tarde, en el simposio ‘Wake up, Spain!’, organizado por El Español, que la distribución de los fondos europeos debe abordarse desde una óptica que permita reequilibrar territorios, especialmente en lo que se refiere a la España interior, “donde es necesario hacer inversiones para reequilibrar la inversión que se hizo en otros momentos en otras zonas, probablemente con mucha justicia y necesidad”. “Pero también ahora necesitamos nosotros esa transformación. Y creo que el reto demográfico debe estar muy presente a la hora de abordar una decisión de esta naturaleza”, ha añadido. En esa línea, ha puesto sobre la mesa el debate de si se quiere una Europa de grandes urbes superpobladas y polos empresariales o si se prefieren equilibrios, actividad y población en todo el territorio.

Para el reparto los fondos europeos, Fernández Mañueco ha vuelto a remarcar que son necesarios criterios “claros, objetivos, transparentes”. Y ha señalado que para Castilla y León el reparto no ha sido justo. Ha recordado que desde la Junta se ha pedido desde el primer momento la convocatoria de un Consejo de Política Fiscal y Financiera para abordar este asunto, y que el Ministerio de Hacienda aún está a tiempo de hacerlo. Ha precisado que si se hubiesen aplicado, por ejemplo, los criterios del modelo de financiación autonómica, aunque “la mayoría estemos descontentos con él”, Castilla y León recibiría más apoyo tanto con el fondo extraordinario no reembolsable como con el anunciado de 7.000 millones.

Fiscalidad moderada

Alfonso Fernández Mañueco ha abogado por la “fiscalidad moderada e inteligente” que aplica el Gobierno autonómico. Ha destacado que Castilla y León es una comunidad con una fiscalidad favorable para la protección de las familias y para el mundo rural. En esa línea, se ha apoyado una armonización fiscal entre comunidades, pero siempre que sea a la baja. Durante este encuentro, el jefe del Ejecutivo autonómico ha reiterado que en las próximas semanas se suprimirá el Impuesto de Sucesiones y Donaciones entre familiares, un tributo que ha calificado de “injusto”.

Fernández Mañueco ha recalcado que su empeño ha sido garantizar la seguridad sanitaria porque, sin ella, es muy difícil apostar por la reactivación económica. Por eso, la Junta ha puesto en marcha líneas de liquidez y de ayudas directas para ayudar a familias, a trabajadores, autónomos y empresas. Ha señalado que Castilla y León se encuentra mejor que la media española en PIB, déficit y paro. Ha detallado que el descenso del PIB interanual en el cuarto trimestre de 2020 en Castilla y León fue de un 6,9% frente a la caída del 9,1% de España. La Junta de Castilla y León cerró 2020 con sus cuentas públicas con un superávit del 0,04% del PIB, y la media de las CCAA es un déficit de 0,21%. Por otra parte, la tasa de paro de Castilla y León es del 11,6% y la media nacional, del 16,1%. En base a esos datos, el presidente de la Junta destacó que la Comunidad parte de una situación “óptima” para  afrontar la recuperación mejor que otros.
El jefe del Ejecutivo autonómico ha incidido en que, con la esperanza que llega de Europa en forma de vacunas y fondos europeos, se impulsará la recuperación.

Fondos europeos

En cualquier caso, la aspiración de la Junta es que lleguen a la Comunidad 5.000 millones de euros del paquete de fondos de Nueva Generación. Por una parte, 2.500 gestionados por el Estado a través de inversiones con cargo a los Presupuestos Generales del Estado y mediante el apoyo a empresas a través de las Manifestaciones de Interés o los Proyectos Estratégicos. Y, por otra, 2.500 millones a través de los fondos que corresponda gestionar directamente a la Junta de Castilla y León. “Un objetivo que es muy ambicioso pero también justo, y por eso es irrenunciable”, ha asegurado Fernández Mañueco durante el simposio.

El presidente del Ejecutivo autonómico ha dejado claro que en Castilla y León está preparada y tiene experiencia demostrada en la gestión de fondos europeos. La Junta creó en septiembre la Oficina de Coordinación de Fondos de la Unión Europea. Ha elaborado una estrategia a través del documento “Iniciativas de recuperación y resiliencia en Castilla y León”, con la participación de distintos sectores de la sociedad y de los grupos con representación parlamentaria. Y, además, ha desarrollado una Biblioteca de Proyectos de Comunidad que recoge 446 proyectos, hasta el momento, por importe de 6.500 millones de euros. Éstos se complementarán con todos aquellos, tanto públicos como privados, que se formulen en el ámbito de las Manifestaciones de Interés y las convocatorias que formule el Gobierno de España. Y junto a lo anterior, se han creado dos mecanismos de participación: uno que se articula a través de organismos ya creados – como el Consejo del Diálogo Social, el de Políticas Demográficas, el de Cooperativismo Agrario, el Agrario, el Castellano y Leonés de Salud, y la Plataforma del Tercer Sector Social-, y otro a través de la creación de tres mesas específicas (empresarial, científico–tecnológica, y de coordinación con las corporaciones locales).

Impactos: 28