El desbordamiento del río Dueñas tras las intensas lluvias registradas la pasada primavera provocaba hundimientos en la calzada obligando a cortar la vía por el grave peligro que entrañaba para los usuarios

Las intensas lluvias registradas la pasada primavera provocaban la crecida del río Dueñas, que arrasaba la carretera de acceso a Lois desde la localidad de Las Salas por Salamón, paralela al cauce, con hundimientos y deslizamientos de taludes que obligaron, de forma provisional, a cortar la vía que da acceso a cuatro pueblos del municipio de Crémenes. Ante la situación de grave peligro, la Diputación de León iniciaba por vía de urgencia el expediente de unas obras que han supuesto una inversión de 221.501,58 euros con intervenciones en tres tramos de la LE-3707 que se vieron afectados.

El diputado de Infraestructuras, Luis Alberto Arias, acompañado del diputado de zona, Nicanor Sen, del alcalde de Crémenes, Ángel Alonso Tornero, y ediles de la corporación municipal, así como de técnicos de la institución provincial y representantes de la dirección de obra y la empresa adjudicataria, han realizado el trayecto hasta Lois para comprobar el resultado de estos trabajos y efectuar la recepción oficial de la actuación, finalizada el pasado verano.

Los daños provocados por las lluvias se registraron en las zonas situadas en los puntos kilométricos 1+700, 5+580 y 6+260. En el primer tramo, el del entorno del punto kilométrico 1+700, las lluvias ocasionaron el deslizamiento del talud de la carretera, por lo que se procedía a retirar el material depositado sobre la calzada para ejecutar un muro de contención de escollera que evite nuevos deslizamientos y drene el agua del talud. Además, en la margen izquierda, el aumento del caudal del río Dueñas erosionaba el pie del terraplén de la vía arrastrando la barrera de seguridad, por lo que ha sido preciso construir un muro de hormigón en masa de sostenimiento de la carretera dando continuidad al ya existente aguas arriba. Este muro, vertical en el intradós y escalonado en el trasdós, trabaja por gravedad.

En el segundo de los tramos afectados, la proximidad del río provocó la erosión de la plataforma haciendo necesaria la urgente ejecución de tres muros de escollera de 10, 13 y 15 metros respectivamente para, posteriormente, reconstruir la calzada afectada.

Finalmente, en torno al punto kilométrico 6+260 se vieron afectados 40 metros de la base del terraplén de la calzada que cedieron hasta el borde de la misma descolgando la barrera de seguridad y provocando un escalón de un metro de altura con respecto a la berma de la carretera y grietas que llegaban hasta el centro de la plataforma.

Los trabajos acometidos han permitido ampliar la calzada hacia la margen derecha para posibilitar el cruce seguro de vehículos, siendo éste el único acceso a la localidad de Lois. Para la reparación de la carretera se ejecutaba un muro de hormigón en masa de cuatro metros de altura vista que sirviera para su sostenimiento y se procedía a la construcción de un muro de escollera para la contención del talud resultante.

Impactos: 25