La reciente peatonalización de algunas de las principales arterias comerciales de las grandes ciudades favorece el consumo a pie de calle, lo que a su vez revaloriza el precio de los locales hasta un 20% y podría provocar renegociaciones de las rentas entre propietarios e inquilinos.

 Barcelona es la ciudad que está en estos momentos a la vanguardia en este tipo de actuaciones urbanísticas. El Ayuntamiento ya ha anunciado proyectos para las calles Pelayo, Consell de Cent, Rocafort, Girona y Comte Borrell, y está enfrascado en obras en la Avenida Diagonal y la Ronda Universitat para ganar espacio para el peatón.

 

La evolución de las ciudades en lo que respecta a sus políticas urbanísticas está cada día más ligada a los objetivos medioambientales marcados en el ámbito nacional y europeo, razón por la que las grandes ciudades españolas están registrando intervenciones tanto en sus zonas más céntricas como en barrios periféricos en aras de consolidar y apostar por un modelo urbanístico sostenible.
En este sentido, el mercado retail va a ser uno de los grandes beneficiados en esta redefinición de las ciudades. Y es que los comercios ubicados en calles peatonales facturan un 30% más que aquellos situados en calles colindantes en las que las aceras son más estrechas y el tráfico gana protagonismo. En este sentido, la reciente peatonalización de algunas de las principales arterias comerciales de las grandes ciudades favorece el consumo a pie de calle, lo que a su vez revaloriza el precio de los locales hasta un 20% y podría provocar renegociaciones de las rentas entre propietarios e inquilinos. Son cifras de la consultora inmobiliaria Laborde Marcet.
Barcelona está en estos momentos a la vanguardia en este tipo de actuaciones urbanísticas. El Ayuntamiento ya ha anunciado proyectos para las calles Pelayo, Consell de Cent, Rocafort, Girona y Comte Borrell, y ya está realizando actuaciones en la Ronda Universitat y la Avenida Diagonal para ganar espacio para el peatón y reducir el tráfico y la contaminación acústica, creando un entorno que favorece la convivencia ciudadana y el consumo en los negocios de la zona. Además, las principales calles prime como Paseo de Gracia, Rambla de Catalunya o Portal de l’Àngel ya disponen de un alto protagonismo para la circulación peatonal. La Ronda de Sant Antoni es otra de las que ha sufrido modificaciones para aumentar la circulación a pie.
Ángela Sánchez, directora de Retail de Laborde Marcet, destaca “es evidente que hacer las calles más atractivas para el peatón fomenta el consumo en los comercios ubicados a pie de calle, lo que a su vez repercute de manera positiva en la facturación de los negocios”. “El modelo urbanístico de las ciudades del futuro va a fortalecer de manera indirecta al mercado retail, pues la compra en tienda física y la ‘costumer experience’ convivirán de manera sinérgica con el uso cada día más consolidado del comercio electrónico”, subraya la experta.
En los últimos años Laborde Marcet ha intermediado operaciones de alquiler en locales comerciales ubicados en estas zonas con marcas de primera línea: New York Burger (calle Pelayo, 5), Enrique Tomás (calle Pelayo, 18), La Casa de las Carcasas (calle Pelayo, 26), Tezenis (Portal de l’Àngel, 12), COS (Paseo de Gracia, 27), Nubar (Paseo de Gracia, 53), The Ranch Smokehouse (Ronda Universitat, 20), Bacoa (Ronda Universitat, 31), Bimba y Lola (Rambla de Catalunya, 84), SUNE (Rambla de Catalunya, 109), Brownie (Rambla de Catalunya, 111) o SandwiChez (Ronda de Sant Antoni, 35), entre otros.
Sobre Laborde Marcet
Laborde Marcet, consultora de Barcelona que gestiona patrimonio e inversiones inmobiliarias, fue fundada por Miquel Laborde y Gerard Marcet. Desde el año 2009 gestionan el patrimonio inmobiliario de diversos family offices, capitales privados y empresas nacionales e internacionales que buscan un asesoramiento personalizado y profesional para sus inversiones. Laborde Marcet basa su actividad profesional en valores como la personalización, la ética y la responsabilidad profesional.

Impactos: 19