Este acuerdo permitirá concentrar 4.715 hectáreas de cultivo pertenecientes a 1.683 propietarios. De este modo, los agricultores de la zona contarán con fincas el doble de grandes que las actuales, convirtiendo así las explotaciones en más rentables y mejorando la competitividad y la productividad.

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural ha propuesto al Consejo de Gobierno, celebrado esta mañana, la declaración de utilidad pública y ejecución urgente de la concentración parcelaria de la zona regable de la margen izquierda del Porma, sectores II y III. El objetivo de este acuerdo es dotar al proceso de concentración parcelaria de las herramientas jurídicas que permitan actuar a la Administración en la ordenación de la propiedad y en las infraestructuras necesarias para mejorar la competitividad y la productividad de las explotaciones agrarias, gracias a un dimensionamiento adecuado, haciéndolas más rentables.

La inversión prevista en esta zona es de 7.308.250 euros y permitirá a los 1.683 propietarios contar con fincas que dupliquen la superficie de las que disponen ahora. Así, pasarán de contar con parcelas de 1,17 hectáreas a terrenos de labor de 2,61 hectáreas de media. La superficie a concentrar en esta zona es de 4.715 hectáreas que se reparten en 4.040 fincas. Una vez finalizados los trabajos, el número de fincas se reducirá a 1.716 con lo que cada propietario pasará de tener 2,4 parcelas de media a poseer 1,2 fincas.

Las obras se centrarán en la mejora y adecuación de la red de caminos actual y la construcción de nuevos viales de acceso a fincas. Además, se contemplan labores de limpieza, ampliación y nuevos trazados de la red de desagües. Para el correcto uso y conservación de la red de infraestructuras diseñada también se incluye en el proyecto la instalación de pasos, caños y salvacunetas. Además, se incluirá la retirada y transporte a vertedero autorizado de las acequias e infraestructuras de riego preexistentes dado que el estado de conservación resulta deficiente.

También se elaborará el correspondiente Proyecto de Restauración del Medio Natural, donde se deberán contemplar las actuaciones de recuperación de las zonas alteradas por el proceso de concentración y la forma de ejecución de las medidas protectoras, preventivas y correctoras propuestas. Aunque la zona en la que se va a actuar no incluye espacios protegidos ni hay coincidencia con ámbitos de aplicación de planes de recuperación o conservación de especies protegidas ni con zona húmedas catalogadas, y tampoco presenta coincidencia geográfica con la Red Natura 2000, sí existe proximidad con la Zona de Especial Conservación (ZEC) ‘Riberas del río Esla y afluentes’, existe coincidencia en la zona con siete hábitats naturales de interés comunitario.

Asimismo, en lo que se refiere a especies incluidas en el Catálogo de Flora Protegida de Castilla y León, se señala la presencia de una especie catalogada como “de atención preferente”. Respecto a ecosistemas acuáticos, el perímetro de concentración parcelaria se encuentra delimitado por el norte con el río Esla, destacando la presencia de diversos arroyos que discurren por la zona a concentrar; además, se localiza dentro de las zonas de salvaguarda de tres zonas protegidas de abastecimiento subterráneo y una superficial, incluidas en el registro de zonas protegidas de la cuenca del Duero.

Por último, como elementos singulares por la zona, transcurren varias vías pecuarias, con un total de diez ‘coladas’ y dos ‘veredas’, destacando la presencia de la Cañada Real Leonesa cuyo trazado no se verá afectado por el proyecto; y se han contabilizado quince yacimientos arqueológicos dentro de la zona.

Impactos: 28