Tras las denuncias del Grupo Municipal del Partido Popular ante el abandono de las obligaciones municipales en el mantenimiento de los colegios públicos de la ciudad, el alcalde Diez se ha reunido esta mañana con los directores. Además de tergiversar el informe 496/2020 de 27 de mayo de 2020 rubricado por el Procurador del Común, Diez amenazó con cerrar centros si están en malas condiciones tras las quejas expuestas por los responsables. José Antonio Diez insistió en que no hay dinero para estas obras de mantenimiento, después de rebajar el presupuesto para estos trabajos de los 200.000 euros de 2020 a 10.000 para este año y dedicarlo a otros proyectos, como ha reiterado el Partido Popular.

Como ya ha subrayado varias veces el Grupo Municipal del Partido Popular, el Ayuntamiento de León tiene numerosas competencias y obligaciones con los ciudadanos. Una de ellas, fundamental, el mantenimiento y reparación de los 18 centros públicos de Educación Infantil y Primaria ubicados en el municipio. Unas obras que el alcalde Diez ha comenzado a boicotear en su particular guerra con la administración autonómica, olvidándose de que parte de ellas corresponden legalmente al Consistorio.

Hasta el Procurador del Común, Tomás Quintana, ha tenido que recordar al Ayuntamiento en la actuación de oficio 496/2020 del 27 de mayo de 2020 cuáles son sus obligaciones para lograr que los centros educativos estén en perfecto estado.

Ante las últimas maniobras del equipo de gobierno PSOE-Podemos, los populares criticaban duramente a principios de mes que la partida presupuestaria 212 de mantenimiento de edificios de los Presupuestos Generales del Ayuntamiento de León para el ejercicio 2021 había sufrido un recorte brutal, pasando de 800.605 euros en 2020 a 344.300 euros en este año.

Y dentro de esta partida, la de ‘Conservación de edificios escolares’ sufrió el mayor tijeretazo ya que de 200.000 euros que había en 2020 se quedó en unos exiguos 10.000 euros en este 2021 para los 18 colegios públicos de la ciudad. Es decir, 555 euros para cada centro (pintura, albañilería, fontanería, electricidad y asfaltado de patios). La quita de esta partida coincide con los 400.000 euros entregados al concejal Nicanor Pastrana (Podemos) para ‘sus’ presupuestos participativos.

Perplejidad de los responsables de los centros

La reacción de Diez no se hizo esperar y convocaba hoy a los responsables de los 18 colegios públicos de la ciudad. Sobre la mesa, la necesidad que tienen los centros educativos de acometer urgentes obras de mantenimiento y las quejas por no haberlas realizado en los meses que los colegios permanecieron cerrados.

Algunos de los directores han asegurado que el alcalde les dio ‘un mitin’ sobre las competencias y la farragosa normativa, asegurando en todo momento que “la culpa es de la Junta”. Los responsables de los centros, sin tirar la toalla, preguntaron por asuntos puntuales de mantenimiento como el arreglo de una persiana o el cambio de una bombilla, obteniendo como única contestación que “no hay dinero” o “nos lo hemos gastado en otra cosa”.

Es más, Diez ha presumido de la inversión municipal en los colegios de los últimos cuatro años, cuando él lleva solo uno y medio en el sillón, precisamente los ejercicios en los que se ha producido el brutal recorte presupuestario.

Algunos de los directores se sorprendieron ante el tono del alcalde Diez, que llegó a amenazar con clausurar centros por su estado actual, y las respuestas con evasivas así que aseguran que tomarán otro tipo de medidas para que los centros educativos no sean utilizados como propaganda electoral. Esperan que, al menos, el alcalde entienda que si una persiana o una bombilla no se cambia en quince días no es culpa de la Junta sino de la falta de gestión del actual equipo de gobierno.

Impactos: 31