El Grupo Municipal del Partido Popular ha pedido en tres ocasiones (13 de enero, 11 de febrero y 3 de marzo) la certificación del coste final de la obra de Ordoño II sin obtener respuesta. El alcalde Diez incumple así la obligación legal que tiene de responder, como marcan los artículos 14, 15 y 16 del Reglamento de Organización, Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Entidades Locales (ROF), las solicitudes de información de los concejales de la Corporación. Unas prácticas ya habituales del regidor que chocan con sus promesas electorales de hacer de León un ‘Ayuntamiento de cristal’ en una “gestión con luz y taquígrafos”. Mientras el equipo de gobierno oculta diversa información, la factura final sigue aumentando rozando ya los 500.000 euros, cantidad que el PSOE siempre negó.

El equipo de gobierno PSOE-Podemos aprobó en enero un modificado del coste de la obra de Ordoño II de 40.000 euros que se unía al coste de la adjudicación, 413.000 euros. Entonces el capricho del alcalde Diez ya sumaba un coste de 453.000 euros para los leoneses y con un resultado lamentable.

A pesar de que el propio José Antonio Diez anunció que la obra finalizaría en noviembre, se suceden las prórrogas y aún no ha sido entregada por la empresa gallega que resultó adjudicada, ‘Prace Servicios y Obras, S.A.’ El único proyecto visible del PSOE en León en los más de 20 meses desde que este partido ocupa la Alcaldía de la ciudad ha supuesto uno de los grandes chascos y derroches de las últimas décadas. Un proyecto plagiado que prometía modernizar, peatonalizar (ni siquiera, ya que no cumple con los requisitos para serlo) y visibilizar esta céntrica vía de la ciudad convertida en un borrón gris en el que el color va y viene, y donde los peatones siguen circulando masivamente por las aceras.

El Grupo Municipal del Partido Popular ha pedido en tres ocasiones (13 de enero, 11 de febrero y 3 de marzo) la certificación del coste final de la obra de Ordoño II sin obtener respuesta. El alcalde Diez incumple así la obligación legal que tiene de responder, como marcan los artículos 14, 15 y 16 del Reglamento de Organización, Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Entidades Locales (ROF), las solicitudes de información de los concejales de la Corporación. Unas prácticas ya habituales del regidor que chocan con sus promesas electorales de hacer de León un ‘Ayuntamiento de cristal’ en una “gestión con luz y taquígrafos”. Mientras el equipo de gobierno oculta diversa información, la factura final sigue aumentando rozando ya los 500.000 euros, cantidad que el PSOE siempre negó acusando a los populares de mentirosos.

El nuevo Ordoño, ese que decía Diez que iba a “permitir ganar espacio a los ciudadanos, actividad cultural y de ocio que necesita la ciudad y hacer de León una ciudad más vanguardista”, ha resultado ofrecer una imagen triste, desoladora y de desidia, lo que afecta además a la vida comercial del centro. La última ocurrencia ha sido colocar unos juegos infantiles en plena pandemia que los niños usan con las manos y sin ningún medio de limpieza y desinfección.

La promesa de rebajar impuestos en obras de más de tres meses

Precisamente, la hemeroteca también en esto castiga a Diez, que el 15 de mayo de 2019 anunciaba en una entrevista de su campaña electoral que tras los problemas surgidos con las obras de Ordoño II en el anterior mandato, “el PSOE ha visto que los grandes perjudicados son los pequeños comercios de la capital, por eso nuestro programa contará con una rebaja de impuestos cuando las obras en la vía pública tengan un periodo superior a tres meses”. Y vamos para siete…

Impactos: 22