La moción de censura presentada en Murcia tanto en el Ayuntamiento como en la Asmablea Regional, desde mi punto de vista, no ha significado un verdadero terremoto político como se apresuraron a calificar todos los medios de comunicación.

Yo más bien creo que ha sido la espoleta que ha puesto en marcha acciones que estaban preparadas con mucha antelación y probablemente lo que ha sucedido es que ha dejado a cada cual en el lugar que le corresponde en el tablero político.

Me explicaré. Murcia no ha acusado el golpe o al menos es lo que parece ya que se queda más o menos como estaba. Sin embargo ha puesto en su lugar a unos diputados que se presentaron a las Elecciones en las listas de Ciudadanos (Cs) pero se identificaban más con el PP de la corrupción, O en tal caso, si no se identificaban de mano con el PP, les ha cambiado el “pesebre” al que han acudido durante todo este tiempo. Por su parte el PP ha enseñado de nuevo la patita de como se compran voluntades, algo en lo que siempre han ejercido como expertos; como vemos nada nuevo, y además o de paso ya, ha tocado la campanilla para que comience la cacería de afiliados, cargos y demás representantes de Cs.

Por su parte este partido nacido para hacer de muleta del PP, cuando este comenzó sus horas bajas, con el fin de poner coto e impedir los gobiernos de izquierdas, acabará más pronto que tarde diluido como un azucarillo en la taza del original – el PP -, pues ya se ha visto que no ha resultado lo que había sido planificado desde despachos del Ibex 35.

Así pues en lo único que parece que ha quedado como novedad el aludido terremoto es en la Elecciones a la Comunidad de Madrid, cosa que ya estaba planificada hace tiempo, tanto como desde el día siguiente en que se constituyó el último gobierno madrileño habida cuenta del nulo entendimiento entre las dos formaciones del mismo y entre sus respectivos números uno: la Pta. Ayuso (de aceite) y el Vicepresidente Aguado (de agua).

Para hacer semejante afirmación me baso en los continuos enfrentamientos entre ambos y en que la Pta. se ha dedicado todo este tiempo, más que a gestionar la pandemia y la gobernanza, a hacer oposición al gobierno de la Nación, a la vez que se iba conformando un perfil para próximas batallas electorales. En la Asamblea madrileña apenas se han tratado asuntos que afectan a los madrileños y así las palabras más repetidas en el hemiciclo por parte de la Pta. eran…España, otra vez España, Pedro Sanchez y también Cataluña (bueno, esta última hasta las Elecciones catalanas ya que con el ridículo que han hecho, ha corrido un tupido velo).

Y también ha sonado la palabra libertad, todo hay que decirlo, como el mantra que le ha servido para oponerse a la falta de la misma a la que nos sometía el Gobierno a los ciudadanos de otras Comunidades Autonomas, aunque como en el caso de la nuestra, el gobierno sea también del PP.

Así pues, visto de este modo, nada nuevo en la viña del señor, como se suele decir. Acaba de anunciar la participación en estas Elecciones en la candidatura de Podemos, el Vicepresidente Pablo Iglesias, y proponiendo una candidatura unitaria con Mas Madrid.

Pablo Iglesias es un buen estratega político siempre que todo el mundo haga lo que él tiene pensado y siguiendo el rol que adjudique a cada uno, pero por suerte, esto no coincide casi nunca con la realidad.

Por mi parte creo que Mas Madrid debería de ir con su propia candidatura y esperar los resultados. Del movimiento de Pablo Iglesias podemos hablar otro día.

Angel L.Nieto

Marzo 2021

Impactos: 45