BeeDIGITAL explica cómo conseguir que posicione mejor en buscadores

En España, más de 22 millones de personas compran por internet. Y tras los meses de confinamiento por el coronavirus, el comercio electrónico ha conseguido afianzarse aún más. Según datos del “Estudio Anual de eCommerce 2020” de IAB Spain, el 23 % de los españoles asegura que solo compra por internet, 7 puntos más que el año anterior; en cambio, ha caído el número de personas que solo eligen tiendas físicas. Tras el confinamiento, 1 de cada 4 compradores online afirmó que, a partir de entonces, compraría más por internet que antes.

Uno de los pilares básicos para generar confianza en el consumidor es que se entienda perfectamente qué ofrece la empresa. En los negocios físicos, eso se conseguía con los rótulos y los escaparates. En el mundo digital, esa función la consigue una buena ficha de producto. Por ello, los expertos de www.beedigital.es, la empresa líder en soluciones de marketing digital para pymes y autónomos en España, explican que una ficha de producto completa, visual y descriptiva no solo genera confianza y atractivo, sino que también mejora el posicionamiento. Por ello, revelan todos los componentes que debe tener una buena ficha de producto:

  1. Nombre corto y detallado, pero sin tecnicismos

Por lo general, salvo bienes muy especializados, los consumidores buscan nombres sencillos y descriptivos. Por ejemplo: “Bolso rojo de piel” en lugar de “Bolso modelo Z-523Y”.

  1. El botón de comprar debe estar bien visible

Si el usuario tarda en localizar dónde está la opción de “añadir al carrito”, se cansará y se marchará a otra web.

  1. El precio debe destacar, más aún si tiene algún descuento

El precio es un factor determinante en la decisión final de compra de una persona. Si no le convence cuánto cuesta algo, es posible que no se pare ni siquiera a leer la descripción. Pero, si no ve el precio de un primer vistazo y se enamora del producto, se sentirá engañada al ver cuánto cuesta. Esconder el precio le ha hecho querer algo que no se puede permitir. Para evitar esa mala experiencia, el precio debe estar bien visible. Y, si hay algún descuento, tiene que destacar para generar la necesidad de comprar ahora y no esperar.

  1. Explicación completa

La explicación estará dividida en dos partes:

– El copy. Es un párrafo no muy extenso en el que se explica al cliente por qué necesita ese producto. Debe quedar claro que ese bien resolverá el problema o satisfará las necesidades del cliente.

En este apartado, hay que demostrar que se conocen los gustos del público objetivo para convencerlo. Puede destacarse el diseño, la funcionalidad, la resistencia o la calidad, cualquier característica que persuada al público objetivo. Por ejemplo, si se vende joyería, será importante destacar el diseño, la exclusividad o la calidad de las gemas.

– Las características. El material con el que está hecho, las medidas, el color, el peso… Toda esta información quedará mucho más clara y visual en forma de tabla.

  1. Si es un producto novedoso, debe quedar claro cómo se usa

Un producto nuevo y diferente puede crear dudas entre los usuarios. Es importante despejar todas las incógnitas y explicar muy bien el funcionamiento. Puede hacerse con un texto, con un apartado de preguntas y respuestas con las dudas más frecuentes, con un vídeo…

  1. Varias imágenes de buena calidad

Cualquier producto vendido en internet debe ir acompañado de su fotografía. Es la única forma que tiene el usuario de verlo y cotejar las características que están descritas en el texto.

La calidad de las imágenes tiene que ser lo más alta posible, con buena iluminación. Cualquier móvil actual puede conseguir unas fotografías de buena calidad, por lo que no es imprescindible contratar a un profesional que lo haga. Lo ideal es añadir varias fotos, para que pueda verse el producto desde distintos ángulos. También es aconsejable fotografiarlo junto a otros objetos o en un entorno real para que se vean las medidas.

Es muy importante que las fotos sean propias y no usar las mismas que ofrezca el proveedor. De lo contrario, las imágenes serán iguales que las de otras empresas de la competencia. Además, Google premia el contenido original.

  1. Un vídeo explicativo

Este apartado es especialmente interesante si el funcionamiento es novedoso o difícil de explicar. Pero también puede ser muy útil para demostrar la calidad o para enseñar el tamaño real. Por ejemplo, si vendemos aspiradoras, ayudará mucho ver cómo funciona en distintas superficies.

  1. Incluir reseñas y comentarios de los clientes

El consumidor digital tiene en cuenta las opiniones de los demás antes de decidirse a comprar. Además, poder leer las valoraciones de otros clientes incrementará su confianza en la marca; le da información extra que viene de una persona ajena a la empresa, lo que le aporta más fiabilidad.

En el caso de algunos productos, como la ropa, es especialmente atractivo que antiguos compradores suban fotografías de cómo les queda. Gracias a estas imágenes, el posible cliente se hace una idea más real y confiará en que la descripción de la ficha se ajusta a lo que recibirá en casa.

  1. Mostrar productos relacionados

Si un usuario ha adquirido un móvil, quizá también necesite una funda. O, si ha comprado una chaqueta, es posible que quiera añadirle una bufanda o unas botas. Ofrecerle productos complementarios a un cliente que ya ha comprado es una técnica llamada venta cruzada cross selling. Puede hacerse a través de un pequeño apartado con sugerencias que se llame productos relacionados o los usuarios también compraron… En el caso de los artículos de moda, por ejemplo, se pueden sugerir combinaciones y looks con el producto ya adquirido, para que el cliente vea otras prendas que podría querer.

Cómo conseguir un mejor posicionamiento

Una vez descrita la ficha de producto ideal, los expertos de BeeDIGITAL añaden algunos consejos extra para que esta posicione bien en buscadores y también dentro de la propia web de la empresa:

  1. Texto original

El algoritmo de Google hace más visible el contenido original y, a cambio, penaliza aquel que esté repetido en varias webs. Por este motivo, es importante redactar desde cero la ficha del producto y hacer nuevas fotos, para no tener exactamente lo mismo que otras tiendas.

  1. El nombre del producto debe ir enfocado a cómo lo buscaría un posible cliente en Google

Para escoger el nombre, hay que ponerse en la piel del consumidor. Las palabras que usaría para buscar ese producto en Google serán justo las que deben aparecer en el nombre. Por eso, hay que evitar los tecnicismos o añadir datos sin interés, como el código del modelo.

  1. Usar palabras clave

Es indispensable añadir las keywords o palabras clave que interesen a la compañía dentro de la explicación. Para conseguir que el producto aparezca cuando un usuario lo busque en la red, hay que posicionarlo con las palabras clave adecuadas. Por ejemplo, si vendemos un monitor para ordenadores, las keywords como pantalla de X pulgadas o monitor de ordenador deberán estar en la ficha. Las palabras clave siempre dependerán de cómo queramos que los usuarios encuentren nuestro producto.

  1. Incluir etiquetas ALT en las imágenes

Google premia aquellas webs que facilitan la navegación y ayudan al usuario con etiquetas ALT. Son texto alternativo que se añade para describir una imagen. En el caso de que la fotografía no se pueda mostrar (por un error del navegador, por ejemplo), aparecerá el texto alternativo. Las etiquetas ALT también son necesarias para los usuarios con discapacidad visual. Estas etiquetas deben incorporar una palabra clave y ser cortas y descriptivas, es decir, tienen que explicar fácilmente qué hay en la imagen.

Ignacio Manrique de Lara Fernández, director de Marketing de BeeDIGITAL, comenta“Para impulsar el SEO, siempre hay que saber qué le gusta a Google y, en el caso de las fichas de producto, no le gusta la información copiada del proveedor. Hay que pensar como nuestro público objetivo, escribir una descripción atractiva y hacer unas fotos informativas y llamativas. En BeeDIGITAL sabemos que crear una ficha de producto verdaderamente completa y útil puede ser difícil si no se sabe por dónde empezar. Por eso hemos creado esta breve guía, para orientar a los pequeños negocios a crear un buen escaparate de sus productos en la red y a diferenciarse de su competencia”.

Sobre BeeDIGITAL

BeeDIGITAL es la empresa líder en soluciones de marketing digital para Pymes y Autónomos en España. La actividad fundamental consiste en definir y mejorar la presencia en internet de sus clientes, creando su web, perfiles sociales, así como generando tráfico de calidad, para ayudarles

a hacer crecer su negocio.

La compañía se ha ido adaptando a los cambios de hábitos de consumo para ofrecer a los clientes respuestas a sus necesidades en el mundo del marketing digital. Comenzó siendo el buscador de referencia para usuarios y Pymes antes de existir internet, con las Páginas Amarillas, habiéndose transformado en una plataforma de servicios digitales capaz de interconectar usuarios y Pymes. Prueba de ello son los más de 70.000 clientes, la base de datos de más de un millón de Pymes y las más de 140.000 webs producidas hasta el momento. Gran valor añadido a la actividad aporta también su gran red de venta directa, formada por 300 personas, altamente cualificada y presente en todo el territorio.

OPEN COMUNICACIÓN

Impactos: 24