El problema de la Convergencia interna de los Derechos de Pago Básico de la PAC en España tiene que, en opinión de la Fundación Savia, ser abordado para ser justos, no sólo pensando en los propietarios actuales de los Derechos, sino también teniendo en cuenta, muy especialmente a todos aquellos agricultores y ganaderos que mantienen y cuidan el ganado y el campo diariamente de acuerdo con las actuales directrices de la PAC, que tienen unos objetivos socioambientales muy distintos a los que existían cuando se establecieron y repartieron estos Derechos.

Las antiguas propuestas de Ayudas a la Renta distan mucho de las demandas socioambientales europeas actuales, en las que se reivindica una producción agraria con modelos más extensivos y sostenibles, para la consecución de estos objetivos y que, realmente, se haga justicia con la ganadería extensiva es necesario que la PAC rescate a los Pastos y su aprovechamiento racional por el ganado, pues aunque suponen el 40% de todo el territorio nacional, sólo están bajo el amparo de la PAC el 20% de los mismos.

En la actualidad, el 80% de los Pastos están abandonados a pesar de ser la superficie agraria de mayor extensión del territorio (19 millones de hectáreas, frente a los 18 millones de hectáreas de tierra cultivable), ya que sólo existen Ayudas compensatorias directas para 4,25 millones de hectáreas.

Para salir de esta situación, la Fundación Savia plantea, en una extensa y documentada carta al Ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas:

Que los pastos españoles sean tenidos en cuenta en la nueva PAC de acuerdo con su extensión territorial y su importancia medioambiental.

Que se tengan en cuenta toda la diversidad y variedad de pastos existentes (Pastos en la España Húmeda, Seca, de Transición, Montaña, etc.).

Que se tenga conciencia social de que el valor real en euros de todos los pastos en España es similar al valor total de todas las cosechas de cereal (alrededor de 2.500 millones de euros), que sólo en 2018, fueron abandonadas 600.000 hectáreas de Pastos.

Que quede suficientemente aclarado en las negociaciones agrarias que sólo es ganadería extensiva aquella que pastorea en el campo y se alimenta básicamente de Pastos, forrajes y rastrojos, y también se sepa que el ganado en intensivo no está incluido en los Derechos de Pago Básico de la PAC (hectáreas admisibles), y que, en todo caso, los animales estarán incluidos en los Pagos Asociados.

Que es necesario conocer que los Pastos españoles, gracias a los avances en los conocimientos de alimentación, manejo del ganado y del suelo racionalmente aprovechados, son capaces de producir la cantidad de carne de calidad que necesitan consumir la sociedad española, para una dieta nutritiva y saludable (OMS y FAO)

Que es importante dar a conocer que los Pastos bien gestionados prestan servicios ecosistémicos muy importantes para la sociedad (Bienes Públicos) y que los suelos y áreas de pastoreo son claves y esenciales para revertir la pérdida de biodiversidad, detener el cambio climático y prevenir pandemias tan alarmantes como la del COVID19.

Que es necesario hacer hincapié en que la ganadería extensiva es aquella en la que los animales están sueltos, y son guiados en el campo para aprovechar racionalmente los recursos naturales en el que actúan, además, como herramientas de conservación y garantizar el ciclo vital suelo-planta-animal-suelo.

Que hay que separar conceptualmente y de forma urgente la ganadería extensiva de la intensiva. La ganadería extensiva debe ser considerada en la nueva PAC como un subsector que aporta soluciones climáticas y medioambientales, que nunca podrá la ganadería intensiva.

Que, una vez se tengan presentes estas consideraciones, se evitará que ocurra en la nueva PAC, las contradicciones que actualmente se están produciendo en la convergencia de cada una de las 50 incomprensibles Regiones. “¿Cómo se puede explicar convincentemente que existen valores máximos, hoy día, de 85.597,65 euros, 52.752,78 euros ó 30.069,30 euros repartido en tres Regiones distintas? ¿Qué tipo de convergencia aceptada por todos se puede hacer en cada una de estas Regiones con valores mínimos de 0,85, 0,13 ó 0,76 euros?

Que, desde el punto de vista de la Fundación, el problema y la injusticia que se está hoy produciendo puede continuar en esta transición si no es replanteada la propuesta de convergencia actual. Ponen como ejemplo la Región 0103, que engloba 1,6 millones de hectáreas y tiene 22.386 beneficiarios. En ella, se cobra de media 60,39 euros/hectárea, y, actualmente, hay quien está cobrando 0,07 euros por Derecho de Pago Básico y quien está cobrando 13.926,32 euros por Derecho. ¿Ha echado alguien cuentas de que avanzando en el sentido de todos los países miembro europeos, una única Región (tasa plana) daría ligar a que en España todas las hectáreas admisibles actuales cobrarían cada una 160 euros por Derecho?

Para finalizar, Savia plantea una serie de cuestiones en relación con la justicia y el futuro de los ganaderos de extensivo y los Pastos, en contraposición a la primacía que se está dando actualmente de las cabezas de ganado encerrado, que tienen estrecha relación con el abandono de los Pastos. Esta carta ha sido acompañada del Informe de la Ganadería Extensiva con vistas a la nueva PAC (2021-2027) elaborada el pasado mes de Octubre por FEDEHESA, la Fundación Savia y la Cátedra de Ganadería Ecológica Ecovalia.

Impactos: 224