Según IU, la empresa, que ha comenzado este lunes a prestar sus servicios en la capital leonesa, fue denunciada en Madrid ,en plena pandemia,  por el sindicato Comisiones Obreras (CCOO) tras recortar de forma “ilegal” el salario a 3.200 trabajadores y trabajadoras, después de que el Ayuntamiento de Madrid hubiera abonado íntegramente el importe del contrato. A su vez, CCOO señaló entonces múltiples irregularidades en el servicio y falta de medios de protección durante la crisis COVID para estas profesionales, que atienden a un colectivo vulnerable como son las personas mayores. Este hecho también fue denunciado en León con la empresa que realizaba el servicio hasta ahora.

La citada empresa obtuvo 96,77 de los 100 puntos posibles, otorgándose 80 puntos por precio más económico y mejoras de contrato y 20 reservados a criterios sujetos a juicio de valor que no se especifican; situándose por delante de empresas como SENIOR SERVICIOS INTEGRALES, SERVISAR, OHL o PROTECCIÓN GERIÁTRICA. Para IU, se ha primado el precio sobre la calidad del servicio.

SACYR, dedicada principalmente a  ingeniería e infraestructuras ha  diversificado  su labor, entrando en el sector servicios, y obtiene ahora la adjudicación del SAD por un importe anual de 2.317.747,82€ (IVA incluido) por un periodo inicial de un año, pudiendo prorrogarse otro año más, lo que situaría el gasto en un total de 4.635.495,64 €. Este tipo de empresas, cuya principal actividad no era hasta ahora lo sociosanitario y a las que se les adjudica la dirección de centros, cambian de manos, dan entrada a fondos opacos o se retiran del ‘negocio’ en cuanto no les cuadran las cuentas. Al final, solo buscan hacer negocio con un servicio tan importante y básico para el bienestar de la población de mayor edad.

La Coordinadora de Izquierda Unida de León local, Carmen Franganillo “lamenta la adjudicación de un servicio tan importante como este, especialmente en esta situación de pandemia que vivimos, a una empresa que ha tenido estos problemas en el pasado, habiendo perjudicado a miles de trabajadores y trabajadoras y las consecuencias que esto puede provocar en la calidad del servicio”.

IU vuelve a pedir la munipalización del servicio en el Ayuntamiento de León, como ya se hiciera en el Ayuntamiento de San Andrés del Rabanedo, donde el Consistorio gestiona de manera directa este servicio a través de la Concejalía de Bienestar Social. La gestión pública, a diferencia de lo que sucede en la mayoría de los municipios de Castilla y León, permite ofrecer un servicio de calidad, con un considerable ahorro frente a la gestión privada, evitando la precariedad en la contratación del personal, además de reducir las lista de espera y garantizando un mejor servicio, más allá del beneficio empresarial. El cambio de modelo sociosanitario y de atención a las personas mayores pasa por acabar con las privatizaciones.

Impactos: 15