Datos muy preocupantes los que ha dado a conocer hoy el SEPE sobre el paro registrado en la provincia en el primer mes del año, que suele ser uno de los peores en cuanto al mercado laboral. El desempleo subió un 2,98% en enero, con 1.002 nuevos parados en León, la inmensa mayoría del sector servicios (948 parados más). En el conjunto de Castilla y León, el incremento fue del 3,08% y en el conjunto de España fue inferior, situándose en el 1,96%.

Un repunte del paro que, no por previsible, le quita gravedad y dramatismo a la cifra de 34.648 personas sin trabajo en la provincia, 5.000 parados más que hace un año, sin contar a los casi 7.000 trabajadores en ERTE.

La pandemia sigue sin dar tregua: el repunte de los contagios y las continuas limitaciones y restricciones han provocado cierres de actividad, caídas del consumo y la consiguiente destrucción de empresas y de gran número de puestos de trabajo en prácticamente todos los sectores, solo se salva la agricultura. Casi el 70% del paro registrado en León corresponde al sector servicios.

Si algún matiz positivo podemos ver en este drama del desempleo es la tasa interanual. El incremento del paro en León en un año ha sido del 16,72%, cuando en el conjunto de la Comunidad ascendió al 20,85% y en España al 21,84%. No es un dato consolador, ni mucho menos, cuando hace un año teníamos tasas positivas de casi un 7% anual.

Respecto a las afiliaciones a la Seguridad Social, más de lo mismo, la provincia sufrió la pérdida de más de 2.000 cotizantes (-2.034) y deja la cifra media de afiliados en 154.875 personas.

Desde el CEL volvemos a reclamar lo que venimos pidiendo desde hace meses a los gobiernos: que cambien la naturaleza de las medidas que están imponiendo, necesitamos ayudas directas y estímulos sectoriales para las actividades más castigadas (turismo, hostelería, restauración).

La tercera ola de la pandemia y la aparición de nuevas cepas del virus deterioran la situación epidemiológica e incrementan la incertidumbre en torno al control de la crisis sanitaria, la efectividad de las campañas de vacunación y la recuperación de la economía.

En este escenario, serán fundamentales para la ansiada recuperación la llegada de los fondos de reconstrucción europeos, su óptima asignación y su eficaz ejecución, junto con la realización de las reformas estructurales que necesita este país.

Impactos: 20