Desde el grupo municipal UPL de San Andrés del Rabanedo preguntamos al equipo de gobierno sobre el estado de la elaboración del presupuesto municipal para el año 2021.

Uno  de los problemas con lo  que nos encontramos todos los años a la hora de ejecutar las inversiones presupuestadas es la falta de tiempo material, consecuencia de la tardanza en la aprobación de los presupuestos. En el presente año se nos había dicho que no era necesario esperar a la liquidación del ejercicio anterior como sí había  sucedido en los años anteriores, por lo que este año 2021 podríamos haber iniciado el ejercicio económico con los presupuestos ya en vigor. Sin embargo la realidad es que nos encontramos a mediados de enero y aún no se nos ha convocado a ninguna reunión a los grupos políticos para consensuar dichos presupuestos para poder seguir con los trámites obligados por el Plan de Ajuste (enviar el presupuesto al Ministerio de Hacienda para que este emita su informe el cual es vinculante), y luego continuar con tramitación en el ayuntamiento.

“Es inaceptable que cada año se retrase más la aprobación de los presupuestos. En 2017 se aprobaron en mayo, en 2018 en julio, en 2019 en septiembre y en 2020 en agosto”, ha afirmado la concejal leonesista en este municipio, Rosa M. Fernández Velilla, quien ha añadido que “desde UPL consideramos que esto tiene un efecto negativo para la población al verse retrasadas obras y actuaciones que hubieran de materializarse cuanto antes. El resultado, en definitiva, es un perjuicio para los vecinos de San Andrés del Rabanedo”.

Es por ello por lo que reclamamos al equipo de gobierno saber cuándo tienen pensado enviar el borrador a los grupos políticos y el por qué de esta demora.

Impactos: 21