El Consejo de Gobierno ha conocido esta mañana el informe anual del Plan Director de Promoción Industrial de Castilla y León 2017-2020, correspondiente al ejercicio 2019, que ha registrado una inversión pública superior a los 261,2 millones de euros a lo largo de ese año. El Plan Director de Promoción Industrial es el instrumento de la Junta de Castilla y León para definir la política industrial de la Comunidad y orientar las actuaciones destinadas a fortalecer e impulsar el desarrollo de la actividad industrial. La estrategia fue aprobada en junio de 2017, dando cumplimiento al Acuerdo de Reindustrialización suscrito el 29 de marzo de 2017 entre la Junta de Castilla y León y los principales grupos parlamentarios de las Cortes de Castilla y León.

La consejera de Empleo e Industria, Ana Carlota Amigo, ha informado esta mañana del balance de ejecución del Plan Director de Promoción Industrial correspondiente al ejercicio 2019, cumpliendo así las directrices recogidas en el propio Plan. El Plan Director de Promoción Industrial de Castilla y León 2017-2020 contempla la creación de una comisión de seguimiento encargada de velar por el cumplimiento de sus objetivos, asegurar su impulso político y coordinar la actuación de las distintas consejerías implicadas en su ejecución. Entre las funciones de la Comisión de Seguimiento figura expresamente la elaboración de un informe anual de seguimiento que será elevado al Consejo de Gobierno de Castilla y León para su toma de conocimiento. Posteriormente, dicho informe será presentado por la titular de la Consejería de Empleo e Industria en la comisión correspondiente de las Cortes de Castilla y León.

El Informe Anual 2019 fue aprobado en la reunión de la Comisión de Seguimiento celebrada el pasado 27 de noviembre. El informe incluye el análisis de la situación de la industria, la actualización de los indicadores del Plan, así como la relación y análisis de las actuaciones y medidas que se han llevado a cabo en los distintos ejes transversales de la estrategia y en los sectores industriales prioritarios.

En lo referente a la situación de la industria, se indica que en el año 2019 la industria manufacturera en Castilla y León generó 8.764 millones de euros de VAB, experimentando un crecimiento del 1,81 % respecto al ejercicio 2018 en términos corrientes. La industria manufacturera representa, por tanto, el 16,2 % del VAB total en Castilla y León, porcentaje superior al de la media del conjunto de España (12,2 %), pero sin alcanzar todavía el objetivo del 20 % que recoge el Plan. Por otro lado, el gasto público en I+D+i presupuestado en el ejercicio 2019 ascendió a 236 millones de euros, lo que representa un 2,83 % del gasto no financiero de las consejerías, muy cercano al objetivo marcado de alcanzar el 3 %

Como principal indicador del informe 2019 destaca el grado de ejecución a nivel presupuestario, con una inversión total de 261,2 millones de euros. Estas inversiones se han distribuido entre los 5 ejes y las actuaciones sectoriales específicas, donde se incluyen los programas territoriales de fomento y los proyectos industriales prioritarios.

En el eje de dimensión del tejido industrial se han invertido 16,6 millones de euros; en el segundo de los ejes, destinado a innovación tecnológica y digitalización, se han invertido 64,3 millones; al tercer eje, correspondiente a actuaciones de internacionalización, se han destinado 1,4 millones de euros; el eje de financiación ha contado con una inversión de 52,1 millones; en el quinto eje, destinado a mejorar el entorno industrial, se han invertido 69,6 millones; por último, las actuaciones sectoriales específicas han contado con una inversión de 72,1 millones de euros durante el ejercicio 2019.

En las actuaciones sectoriales específicas se incluyen la figura de Proyecto Industrial Prioritario y la figura de Programa Territorial de Fomento. El primero es un instrumento concebido para impulsar y apoyar propuestas de inversión que suponga una expansión significativa del tejido industrial de la Comunidad o que contribuyan a su consolidación. En el año 2019 se han desarrollado actuaciones en el Plan Industrial del Grupo Renault, Plan Industrial de Nissan en Ávila, Plan Industrial del Grupo Network Steel en Villadangos del Páramo y en el Plan Industrial de Kronospan en Burgos

Por su parte, los Programas Territoriales de Fomento persiguen un desarrollo industrial equilibrado en el conjunto de la Comunidad, estableciendo medidas de apoyo específicas para territorios con especiales necesidades de industrialización y desarrollo empresarial. Durante el año 2019, se han impulsado actuaciones en distintos puntos de Castilla y León. En la provincia de León, con el Plan de Dinamización Económica de los Municipios Mineros y el Programa Territorial de Fomento de Villadangos del Páramo; en Burgos, con el Programa Territorial de Fomento para Miranda de Ebro; en Salamanca, con el Programa Territorial de Fomento de Béjar; y en la provincia de Zamora, con el Programa Territorial de Fomento para Benavente y comarca. A estos programas ha venido a sumarse, en el año 2020, el Programa Territorial de Fomento de Ávila; mientras, en estos momentos, se trabaja ya en el de Medina del Campo y Comarca.

El Plan Director de Promoción 2017-2020, que es también fruto de las aportaciones del Diálogo Social y de las instituciones y organizaciones más representativas de la Comunidad, tiene como objetivos principales: avanzar en el proceso de industrialización de Castilla y León para conseguir que la industria manufacturera alcance el 20 % del VAB; incrementar el gasto público de I+D+i hasta alcanzar el 3 % del gasto no financiero; impulsar nuevas actividades productivas potenciando los recursos autóctonos; aumentar el tamaño y la capacidad de las empresas del sector industrial; impulsar el equilibrio territorial en la implantación industrial y mejorar la financiación de proyectos industriales.  

Impactos: 24