Los portavoces de Compromís en el Congreso y el Senado, Joan Baldoví y Carles Mulet respectivamente, han exigido hoy al Gobierno que, de manera urgente, tome medidas ante el disparo de un 27% del precio de la luz en los primeros días de 2021. Una subida especialmente perversa puesto que coincide con la ola de frío causada por la borrasca Filomena que está azotando todo el territorio del Estado.
Según los datos publicados durante las últimas horas, el  precio de la luz se ha disparado un 27% hasta los 16,81 céntimos por kilovatio hora (kWh) con la tarifa regulada para el pequeño consumidor (PVPC), frente a los 13,24 céntimos del mismo periodo de 2020, según datos de Facua-Consumidores.
Desde la formación valencianista consideran estos datos “realmente preocupantes”, ya que afecta a las familias más vulnerables: “ La pobreza energética continua siendo un grave problema para miles de hogares. Las medidas como el bono social eléctrico van en buena dirección pero son solo descuentos de un 25% en parte de la tarifa y está sujeto a un límite de consumo energético y se debe cumplir unos requisitos muy concretos para poder beneficiarse de esta ayuda”, ha explicado Baldoví.
“Por mucho bono social existente, si el precio de la energía y del gas se disparan en plena ola de frio, se arroja a miles de economías familiares a la pobreza energética. Muchos hogares con un menor poder adquisitivo necesitan más consumo energético para luchar contra el frío estos días por las propias condiciones de su inmueble”.
Compromís recuerda que hace unes semanas el anunciaba la  congelación de 14.000 millones de euros de costes del sistema eléctrico, hasta el 1 de abril de 2021: “El Gobierno tiene la capacidad de regular esta subida de precios. Estamos ante una circunstancia excepcional nunca antes vivida, una larga crisis económica provocada por una crisis sanitaria, a la cual se suma ahora los estragos de la ola de frío, que de nuevo va a sacudir a los más débiles”, ha valorado el senador Carles Mulet.
El Gobierno ha de tomar las riendas, y poner freno a la especulación energética con el control de Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor. Si el actual vicepresidente  segundo del Gobierno hace unos meses, desde la oposición, dejaba claro que el Gobierno puede impedir este tipo de subidas desproporcionadas y regular el precio o parte de él , ahora es el momento de ponerlo en práctica”.
Para Mulet: “Seguramente si en España hubiera existido una política de fomento de la autoproducción energética y no su criminalización como ha venido ocurriendo durante los Gobiernos del PP, ahora la dependencia de las grandes empresas serían menos, pero lo urgente ahora es asegurar el suministro energético a toda la población para luchar contra el frio”.

Impactos: 20