La polémica remodelación del Parador de San Marcos, que ya fue objeto de crítica por Izquierda Unida León local, sigue sumando deficiencias y problemas. Víctor Bejega, secretario de organización de la formación lamentaba que “se haya perdido la oportunidad durante esta cuestionada intervención en el edificio histórico de rescatar del olvido un hecho histórico tan terrible como el establecimiento de un campo de concentración en este lugar. El lavado de cara no sólo ha sido para muros y estancias, sino que el pladur también ha querido blanquear la negra historia que acompaña al edificio en el que más de 12.000 personas fueron hacinadas, torturadas y encarceladas en el que fue uno de los más duros campos de concentración del primer franquismo”.

Desde Izquierda Unida se suman a las peticiones realizadas por algunas asociaciones de Memoria Histórica y recuerdan que, ya en el año 2017, se presentaron sendas mociones al Ayuntamiento de León y a la Diputación para abordar la situación de los lugares de memoria. Por este motivo, tal y como señala Carmen Franganillo, coordinadora local de la formación de izquierdas “presentaremos de nuevo una moción en el Ayuntamiento que recoja nuestra propuesta de recuperar los Lugares y Espacios de la Memoria en el municipio, conectados a través de un conjunto de rutas e itinerarios de carácter histórico-pedagógico que permitan conocer y recuperar la memoria democrática de nuestra ciudad, desde la II República hasta la Transición, así como sacar del ostracismo y el olvido aquellos lugares del horror que no pueden obviarse”.

En palabras de Víctor Bejega, “es un deber democrático recuperar la Memoria Histórica y conocer los Lugares de Memoriaconstruyendo un discurso histórico de verdad y reparación que evite el desconocimiento y revisionismo histórico que sostiene el discurso del odio amparado en la ultraderecha. Afianzar la democracia en nuestro país pasa ineludiblemente por integrar estos espacios, su historia y sus testimonios en el concepto de ciudad, rompiendo con décadas de olvido y blanqueamiento. Si Paradores no ha tenido la sensibilidad suficiente para dotar a San Marcos de un espacio de memoria, el Ayuntamiento de León debe poner los medios necesarios para corregir esa anomalía democrática.”

En la misma línea, Carmen Franganillo recuerda que “Izquierda Unida siempre ha estado comprometida con la Memoria Histórica y la recuperación y normalización de la misma. Por eso, junto a la creación de las rutas e itinerarios que recuperan una propuesta de 2017, solicitamos la creación de un Aula de la Memoria que sirva de punto de partida a todas las rutas y recoja los testimonios y contextualización de las mismas, así como la creación de una Mesa por la Memoria que incluya, entre otros, al Departamento de Historia de la ULE y a las asociaciones memorísticas”.

Finalmente, desde Izquierda Unida consideran fundamental la realización de un ciclo de conferencias que acerquen la Memoria Histórica y las principales líneas de investigación a la ciudadanía, para contrarrestar el discurso revisionista y del odio sostenido desde algunos sectores de la derecha y que pone en riesgo la propia idea de Democracia.

Impactos: 8