La concejala del Grupo Municipal del Partido Popular Ana Franco ha dibujado los cambios que supone la gestión socialista de las arcas municipales, como ya ocurrió con el nefasto mandato de 2007-11, cuando la deuda acumuló 237 millones de euros más que la existente a la llegada de Francisco Fernández (PSOE) y su equipo, entre los que estaban José Antonio Diez, Evelia Fernández, Susana Travesí y Vicente Canuria, de la actual Corporación. En momentos tan graves como los que vive la ciudad, con la crisis sanitaria, social y económica, destaca uno de los datos aportados en la documentación aportada por la Intervención Municipal a los Presupuestos, el periodo de pago a proveedores. El equipo de gobierno de Antonio Silván llegó a reducirlo hasta los 10,99 días en el ejercicio de 2017 (y en plena época de ahorro por el Plan de Ajuste); el alcalde Diez ha aumentado el retraso en el cobro de estos proveedores hasta los 26,94 días.

Ana Franco ha explicado que el Ayuntamiento  de León, como el resto de Entidades Locales, “está sometido al Límite de la Deuda, tanto financiera (préstamos a largo y corto plazo pendientes de pago o amortización), como comercial (deudas con proveedores y acreedores de bienes adquiridos, servicios y suministros recibidos), dentro del objetivo de Sostenibilidad financiera que por imperativo de la Ley Orgánica 09/2013, extendió la sostenibilidad a la deuda comercial, es decir la deuda con proveedores por operaciones comerciales”.

La concejala popular dibuja estos negativos cambios en el ámbito económico-financiero que supone la gestión socialista de las arcas municipales, como ya ocurrió en 2007-11, cuando la deuda acumuló 237 millones de euros más que la existente a la llegada de Francisco Fernández (PSOE) y su equipo, entre los que estaban José Antonio Diez (actual alcalde y concejal de Policía y Tráfico), Evelia Fernández (concejala de Acción y Promoción Cultural), Susana Travesí (concejala de Promoción Económica) y Vicente Canuria (concejal de Régimen Interior, Movilidad y Deportes), de la actual Corporación. En momentos tan graves como los que vive la ciudad, con la crisis sanitaria, social y económica, destaca uno de los datos aportados en la documentación de la Intervención Municipal incorporada a los Presupuestos, el periodo de pago a proveedores.

El equipo de gobierno de Antonio Silván llegó a reducir este concepto hasta los 10,99 días en el ejercicio de 2017 (y en plena época de ahorro por el Plan de Ajuste); el alcalde Diez ha aumentado el retraso en el cobro de estos proveedores hasta los 26,99 días.

Ana Franco ha concluido que “con un año y medio de gobierno los partidos PSOE-Podemos han incrementado este periodo quedando tan solo a 3,06 días del límite que no podríamos sobrepasar de ninguna manera. En caso contrario no cumpliríamos con el objetivo de sostenibilidad financiera, obligación impuesta por la normativa del Plan de Ajuste. Con lo que, de nuevo, el Ayuntamiento, bajo el mando socialista, dispara al alza los días de cumplimiento con proveedores. La pregunta es si seguirá esa dinámica, que no nos permitiría salir del Plan de Ajuste”.

 

 

 

Impactos: 12