• Se actuará sobre un total de 248 túneles (17 en Castilla y León), con una longitud acumulada de 63.392 metros y con una rica variedad de tipologías estructurales y de materiales
  • El escaneado de los túneles se lleva a cabo con equipos láser y termografía 3D, con objeto de detectar y mapear patologías con precisión milimétrica

Adif ha licitado el contrato de servicios de inspecciones de túneles de la Red de Ancho Métrico incluida en la RFIG (Red Ferroviaria de Interés General), por un importe total de 956.502,87 € (IVA incluido) y un plazo de ejecución de 6 meses. El contrato especifica que se trata de inspecciones principales de los túneles, que son más exhaustivas que las revisiones básicas actualmente englobadas dentro de actuaciones regulares de conservación y mantenimiento que lleva a cabo Adif en este tipo de infraestructuras.

En el caso de los túneles de la Red de Ancho Métrico, la mayoría de más de un siglo de antigüedad, estas inspecciones principales tienen como objetivo prioritario su gestión e inclusión en un Plan de Choque específico para la inspección, valoración y acondicionamiento de los diferentes elementos de la infraestructura de la Red de Ancho Métrico.

El patrimonio objeto de este contrato presenta una rica variedad de tipologías estructurales y de materiales constructivos y abarca un total de 248 túneles, con una longitud total acumulada de 63.392 metros de túneles en toda la Red de Ancho Métrico. Todos ellos se encuentran situados en la cordillera Norte de la península (33 túneles en Galicia; 160 en Asturias; 18 en Cantabria; 20 en Vizcaya, y 17 en Castilla y León), aunque se han incluido en un solo lote a efectos de contratación.

La metodología utilizada para la inspección principal de túneles en Adif se basa en equipos de láserscan y mapeo de patologías. Este sistema de escaneado de túneles permite contar con imágenes de calidad fotográfica; termografía para imágenes infrarrojas para la detección de patologías, y levantamiento topográfico 3D, que facilita una precisión milimétrica de la superficie del túnel.

Con todos estos datos, se pueden detectar   las causas reales o potenciales de su degradación, y obtener los datos que permitan tomar las decisiones de acondicionamiento, refuerzo o mejora que se consideren necesarias, con vistas a mejorar las condiciones de funcionalidad de los túneles.

Esta actuación contribuye a la consecución del Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 9 (Industria, Innovación e Infraestructura), que tiene entre sus metas el desarrollo de infraestructuras fiables, sostenibles, resilientes y de calidad.

Impactos: 10