La concejala del Grupo Municipal del Partido Popular Aurora Baza ha solicitado al Consejo Municipal de la Discapacidad que el equipo de gobierno compruebe los distintos elementos de Ordoño II antes de finalizar la polémica obra. Los populares denuncian graves problemas de accesibilidad que pueden impedir la correcta movilidad y seguridad aplicando los criterios de las Plataformas Únicas de la ONCE y la Ley de Accesibilidad de la Junta de Castilla y León, pidiendo que la presencia del sistema de señalización sea claro y suficiente, que exista referencia para localizar los puntos de cruce seguros, que se instalen las correspondientes medidas sonoras que faciliten la correcta y segura deambulación por esta vía, que deberá incluir señalización podo-táctil, y que el mobiliario urbano se coloque alineado, no en sentido transversal y sea utilizado como delimitación en la vía urbana.

La polémica obra de Ordoño sigue registrando opiniones en contra, ya no por su dudoso gusto estético, que también, sino por la falta de medidas de accesibilidad en una vía que es un referente de movilidad en la ciudad.

Así lo ha resumido la concejala del Grupo Municipal del Partido Popular Aurora Baza que, tras reunirse con representantes de diferentes colectivos afectados, ha solicitado ante la reunión de esta mañana del Consejo Municipal de la Discapacidad que el equipo de gobierno “compruebe los distintos elementos de Ordoño II antes de finalizar la polémica obra”.

Baza ha denunciado que Ordoño II, que ni siquiera es peatonal sino semi-peatonal, presenta serias dificultades de accesibilidad que pueden impedir la correcta movilidad y seguridad aplicando los criterios de las Plataformas Únicas de la ONCE y la Ley de Accesibilidad de la Junta de Castilla y León.

La concejala popular ha enumerado las características que debe presentar Ordoño II:

  • Presencia de un sistema de señalización claro y suficiente, con referencia para localizar los puntos de cruce seguros.
  • Instalación de las correspondientes medidas sonoras que faciliten la correcta y segura deambulación por esta vía, que deberá incluir señalización podo-táctil.
  • El mobiliario urbano debe colocarse alineado, no en sentido transversal, siendo utilizado como delimitación en la vía urbana.

 Ordoño, un referente para la movilidad

La calle Ordoño II era hasta hace poco una de las vías de acceso más transitadas no sólo por vehículos sino por los peatones, además de la puerta de entrada al centro de la ciudad. Un punto de referencia para las rutas habituales de personas ciegas o de baja visión para conectar con el resto de la ciudad, especialmente con las estaciones de tren y autobús.

Varias asociaciones de personas con discapacidad han mostrado su queja a Baza por no haber sido consultadas en ningún momento, a pesar de llevar varias décadas en comisiones técnicas de accesibilidad y trabajando a pie de calle con los colectivos de personas con movilidad reducida.

Baza ha recogido sus opiniones: “Han valorado, atendido, orientado y sugerido siempre de forma altruista cualquier propuesta o planteamiento desde la Corporación municipal o a cualquier interesado para mejorar la viabilidad de nuestras calles; han echado horas con su gente pasando frío, calor, sorteando todo tipo de inclemencias, obstáculos o riesgos; han diseñado circuitos de movilidad y participado en jornadas de sensibilización, cursos y talleres, etc…, para dar a conocer la realidad de la discapacidad así como las alternativas posibles para facilitar el día a día de todos. Y ahora, a punto de rematar esta obra en plena era Covid, se encuentran con esta “chapuza urbanística”, sin semáforos necesarios en cruces muy peligrosos, donde siguen circulando vehículos cada vez más imperceptibles, donde los peatones van a atravesar en cualquier dirección con múltiples conductas de riesgo, donde los viales no están debidamente señalizados, incluso donde va a primar ahora la estética cromática sobre la funcionalidad de los pavimentos y seguridad de las personas”.

Impactos: 5