Después de las múltiples críticas de los sanitarios de Castilla y León, que pidieron la dimisión del presidente Alfonso Fernández Mañueco por la publicación de la regulación de las prestaciones personales obligatorias sobre los recursos humanos en el ámbito del Sistema de Salud. Donde además de los contenidos, no negociados y ni siquiera informados. Además de la publicación extraordinaria el sábado 14 de noviembre.

La Consejería de Sanidad remite una carta a los empleados públicos informándoles de que el decreto 2/2020 establece exclusivamente un marco general de actuación como paso previo al acuerdo con los sindicatos y no medidas concretas.

Estas medidas de carácter temporal solo se articularán si son indispensables para que funcione adecuadamente el sistema sanitario y tendrán que estar en todo caso debidamente motivadas y serán incentivadas.

Tan solo se aplicarán en los niveles 3 y 4 de la pandemia y podrán modularse en función de la evolución de la situación sanitaria.

Recuerda que en la primera ola el Gobierno de la Nación estableció en marzo un marco jurídico similar para contar con la suficiente disponibilidad de profesionales conforme a las prioridades de cada momento.

La directora general de Profesionales de la Consejería de Sanidad, Mercedes Pérez de Miguel, ha querido informar a los profesionales sanitarios de toda Castilla y León del Decreto sobre las prestaciones personales obligatorias en el ámbito del Sistema de Salud de Castilla y León. A través de una carta enviada a los empleados públicos, explica que, con “el objetivo de reforzar la lucha contra la pandemia”, la Junta de Castilla y León establece un marco jurídico que permita la adopción de medidas sobre el régimen del personal en el ámbito sanitario imprescindibles para mantener la asistencia sanitaria. Lo hace el presidente de la Comunidad, Alfonso Fernández Mañueco, en un ejercicio de responsabilidad y como autoridad competente delegada en el actual estado de alarma, de la misma forma que lo hizo también el Gobierno de la Nación el pasado marzo para hacer frente a la primera ola. El objetivo es conjugar la salvaguarda de la salud de las personas con el derecho de los empleados públicos al descanso, a la conciliación de la vida personal y familiar, y demás derechos.

El Decreto publicado el sábado en el BOCYL no adopta ninguna medida concreta, ni coarta la negociación con los representantes de los trabajadores. Viene a establecer exclusivamente un marco general de actuación como paso previo necesario para que la Consejería de Sanidad pueda acordar con los sindicatos las medidas imprescindibles para hacer frente al avance del coronavirus. En la carta la directora general de Profesionales subraya que se trata de medidas temporales y su aplicación se limitará únicamente a la declaración de los niveles 3 y 4 de la pandemia. Además, solo se establecerán “si son indispensables para que funcione adecuadamente el sistema sanitario y tendrán que estar, en todo caso, debidamente motivadas e incentivadas”.

Pérez de Miguel agradece en la misiva el trabajo realizado por los sanitarios de Castilla y León y destaca que “han venido dando lo mejor de sí mismos, por lo que la sociedad debe estar agradecida a esta muestra de entrega y profesionalidad”.

Impactos: 13