Tras hacer un ejercicio de promoción personal por distintos medios de comunicación afirmando que la gestión de la Junta es la mejor, algo que, pese a las importantes medidas restrictivas, los desastrosos datos lo desmienten.

Ahora la Junta invierte más de 3 millones de euros en la puesta en funcionamiento del edificio “Rondilla”, lo que antes era el hospital Rio Hortega de Valladolid, haciendo lo que hizo Ayuso, creando nuevas infraestructuras, pero sin tener personal sanitario disponible. Y si la solución pasa por el traslado de sanitarios de otras provincias como Salamanca para dar cobertura a este nuevo centro, sólo es una muestra de poca efectividad que haría buena a Ayuso.

El crear infraestructuras nuevas sin dotarlas de los medios personales necesarios redunda en una absoluta ineficacia y, como se suele decir, en “desvestir a un santo para vestir a otro”.

Por otra parte el traslado de enfermos graves a otro hospital supone someter a los enfermos a molestias innecesarias y a una situación de estrés, no solo por el propio traslado, sino también por el alejamiento de sus familias, y la zozobra que provoca en las mismas ante el alejamiento del enfermo.

Por eso desde UPL pedimos que sean realmente coherentes  y esos casi 4 millones que han malgastado, como hicieron con el recinto ferial de Valladolid en la primera ola de la pandemia, los destinen a la mejora sanitaria con la contratación de más profesionales y la mejora de las condiciones laborales de los que ahora están trabajando. En último lugar, afirman los leonesistas, que estaría bien que se hubieran planteado de forma igual de rápida el aumento de las camas UCI en León y dejarse de conflictos laborales en el centro hospitalario de León.

Impactos: 4