Se trata de un sistema que aplica directamente el fitosanitario en el tronco del árbol, lo que evita que una parte quede suspendida en el ambiente y logra un 100% de eficacia frente a métodos tradicionales.

La Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de San Andrés del Rabanedo ha puesto en marcha una campaña para el tratamiento específico  de la procesionaria en el medio centenar de coníferas que se reparten en parques y zonas verdes del municipio.

La actuación se basa en un sistema innovador que aplica el fitosanitario directamente en el tronco del árbol, lo que evita los tratamientos aéreos que provocan emisiones a la atmósfera.

El método, denominado Ynject, está formado por un conector y una botella presurizada que contiene un abono especial al que se le añade una pequeña dosis de producto específico para la procesionaria, lo que permite inyectar su contenido directamente en el tejido vascular del árbol, logrando así  un reparto homogéneo y eficaz.

De esta forma, se garantiza un ahorro en tiempo y costes, además de una mayor protección tanto del medio ambiente como de las personas, según ha explicado el concejal delegado del área, Manuel Ángel García Aller, quien ha destacado las ventajas de este sistema frente a otros más tradicionales.

“No sólo es más fácil de aplicar, sino que además es sostenible, pues al no tener contacto con el aire protege de toxicidad las zonas tratadas y tampoco es perjudicial para las abejas o insectos”, ha apuntado el concejal, para después destacar la importancia de evitar con este tratamiento posibles plagas de orugas procesionarias por su riesgo para la salud de las personas y animales de compañía.

Impactos: 3