Este convenio suscrito esta mañana entre la Fundación Centro de Supercomputación de Castilla y León y UNED permitirá a la ULE disponer de herramientas imprescindibles para la enseñanza no presencial.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente y presidente de la Fundación Centro de Supercomputación de Castilla y León (SCAYLE), Juan Carlos Suárez-Quiñones, y el Rector de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), Ricardo Mairal,  han firmado esta mañana en la sede del SCAYLE ubicada en el edificio CRAI-TIC del Campus de Vegazana de la ULE, un convenio de colaboración para el desarrollo de acciones conjuntas dirigidas a mejorar los servicios académicos de esta universidad.

El acuerdo recoge que el Centro de Supercomputación aportará la infraestructura informática necesaria para atender picos de demanda en las plataformas de formación a distancia de la UNED, y a su vez esta universidad permitirá a SCAYLE poner a disposición de todas las universidades públicas de Castilla y León el uso de estas nuevas plataformas.

Además de los representantes de ambas entidades firmantes del convenio, en el acto han estado presentes Juan Francisco García Marín, Rector de la Universidad de León (ULE), Vicente Matellán, director del Centro de Supercomputación, y Jorge Vega, director del Centro Tecnológico de la UNED en Ponferrada.

La UNED, a través de su centro tecnológico INTECCA, ha desarrollado una serie de plataformas digitales como aulas virtuales, herramientas de videoconferencia o gestores interactivos de cursos y contenidos, para atender el fuerte incremento de la demanda en el uso de las tecnologías informáticas y de comunicaciones para la formación de los estudiantes de todos los niveles educativos como consecuencia de la pandemia provocada por la COVID-19.

El convenio firmado hoy permite que las necesidades de almacenamiento de estas aplicaciones sean satisfechas en servidores de SCAYLE, y la UNED cede el uso de estas herramientas a todas las universidades públicas de Castilla y León para desarrollar online sus actividades formativas y docentes.

Suárez-Quiñonez y Mairal han destacado que este convenio es fruto de una colaboración estrecha que surgió durante el estado de alarma por la COVID-19, a través del proyecto ‘La Universidad en casa’, impulsado por el Ministerio de Universidades. Una colaboración que “ha permitido que las aplicaciones puedan ser utilizadas por otra universidades de Castilla y León y que servirá de soporte para ulteriores colaboraciones”, ha señalado Suárez-Quiñones.

NUEVOS PROCEDIMIENTOS PARA LA UNIVERSIDAD DEL SIGLO XXI

Con 61 centros en España y 13 en el extranjero, y más de 155.000 alumnos “el reto fue enorme al igual que para el resto de universidades, primero en convertir las tutorías presenciales a formato virtual y en dar respuesta a los más de 300.000 exámenes que realizábamos en todo el mundo y a nivel nacional”, ha explicado Mairal quien ha remarcado que la universidad del siglo XXI se plantea en otros términos: “Debemos modernizar nuestros procedimientos y en ese contexto la colaboración institucional es clave. Debemos apostar por la innovación y eso implica tener capacidad de anticipar lo que va a suceder”.

En el transcurso del acto, Juan Francisco García Marín, Rector de la ULE, ha intervenido para agradecer la firma de esta colaboración “ya que pone a nuestra disposición y al resto de las universidades públicas de Castilla y León, unas herramientas imprescindibles para la enseñanza no presencial. El cambio ha sido muy brusco y la adaptación ha tenido que ser muy rápida y estas herramientas van a mejorar las posibilidades de la enseñanza no presencial”.

La firma de este convenio ha tenido lugar tras la reunión del Patronato de la Fundación Centro de Supercomputación de Castilla y León celebrada en el CRAI-TIC desde las nueve de la mañana en la que se han tratado nuevos proyectos sobre mayor capacidad, potencia y funcionalidad y nuevas líneas de actuación de servicios que ofrece el SCAYLE a la sociedad y a las instituciones.

Impactos: 121