El Gobierno apunta en el Senado que la AEMET transmitirá a sus equipos “la obligación de emplear descripciones geográficas ajustadas” para “evitar el mal uso” del concepto “ambas Castillas”, con el que en ocasiones ha aludido no sólo a Castilla sino también a la Región Leonesa.

Tras haber trasladado el Colectivo Ciudadanos del Reino de León (CCRL) al Gobierno en el Senado varias preguntas, registradas por el senador de Compromís, Carles Mulet, sobre el uso indebido realizado por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) del concepto “ambas Castillas”, incluyendo a toda la comunidad de Castilla y León en él, en su respuesta, el Gobierno de España ha reconocido “el mal uso” de incluir en el concepto de “ambas Castillas” a la Región Leonesa.

En este sentido, el ejecutivo ha comunicado mediante respuesta oficial en el Senado que la AEMET (dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico) trasladará a sus equipos “la obligación de emplear descripciones geográficas ajustadas”, de cara a “evitar el mal uso” del concepto “ambas Castillas”, para el que se acepta que se siga haciendo un “empleo puntual de la expresión”, pero con mayor rigor, sin que se incluya por tanto a la Región Leonesa en dicho concepto.

Y es que, en las preguntas inicialmente planteadas en el Senado por CCRL, se indicaba que las expresiones “ambas Castillas” o “las dos Castillas” debían hacer referencia “o bien a las regiones históricas de Castilla la Vieja y Castilla la Nueva, o bien al territorio castellano de las comunidades de Castilla y León y Castilla-La Mancha, pero sin incluir en ningún caso en dicha expresión la parte leonesa de la comunidad de Castilla y León, ya que no forma parte de ninguna de las dos Castillas”.

Por ello, desde este colectivo se apuntaba que incluir a la Región Leonesa en el concepto de “las dos Castillas” supone “un error más que evidente desde el punto de vista geográfico e histórico”, considerando que “ninguna instancia dependiente del Estado debería cometer este tipo de errores que desvirtúan la identidad regional leonesa y, por tanto, vulneran el derecho a recibir una información veraz que recoge la Constitución”.

Y es que, según recordaba al Gobierno el Colectivo Ciudadanos del Reino de León, “la comunidad de Castilla y León, como su propio indica y como expone su propio Estatuto de autonomía, está compuesta por las dos regiones que le dan nombre, sin que Castilla haya pasado a formar parte de León, ni León haya pasado a formar parte de Castilla”.

Por otro lado, el colectivo puntualizaba que “para concretar el territorio de las dos regiones que forman la comunidad autónoma de Castilla y León (y dado que tras la creación de dicha autonomía en 1983 no se ha legislado para alterar los límites de las mismas), hemos de guiarnos por la división que recogía como oficial el Instituto Nacional de Estadística (INE) en su Anuario de 1982, según el cual la Región Leonesa está formada por las provincias de León, Salamanca y Zamora, mientras que la parte correspondiente a Castilla la Vieja la integran las de Ávila, Burgos, Palencia, Segovia, Soria y Valladolid”.

De este modo, CCRL concluía que “ni desde el punto de vista legal, ni desde el histórico o geográfico debe identificarse como castellanas a las provincias de León, Salamanca y Zamora”, señalando que “sería tanto como identificar a España como territorio francés alegando que se comparte la pertenencia a la Unión Europea”.

Impactos: 3