OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Al reciente incendio padecido en el entorno de Feve en la capital se suma ahora otro incendio aún más grave contra su futuro. Las situaciones que el PSOE maquilla como provisionales ocultan un ataque definitivo contra un servicio público clave como es el ferrocarril de vía estrecha y su conexión con los pueblos de la montaña central. Plantar un vehículo entre Padre Isla y La Asunción es un insulto a la inteligencia y la coartada del PSOE para impedir que el tren de vía estrecha llegue al centro de León y justificar su cierre. Desde 2018, el Gobierno Sánchez  lleva prometiendo una normativa que no llega y que no tiene intención de aprobar. En el sector ferroviario se considera que desde hace meses está bloqueada y paralizada la tramitación de la normativa para Feve-León por el enfrentamiento entre la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria y el Ministerio de Transportes. El intento de eliminar el tren por un microbús entre León y Ponferrada hace unos días llega ahora a la capital leonesa.

El equipo de gobierno del Ayuntamiento acepta dócil un nuevo agravio a los leoneses. El ministerio de José Luis Ábalos, que se caracteriza por sus ataques y tomaduras de pelo contra las infraestructuras leonesas, plantea ahora un autobús (disfrazado de eléctrico) para intentar vender las bondades de su verdadero objetivo, eliminar para siempre la entrada de Feve al centro de León a pesar de los millones de inversión y estar instalados los carriles y los sistemas de seguridad.

León regresa de esta manera al período 2007-11, los años del tranvía y de la brutal deuda que el PSOE legó a los leoneses, cuando el actual alcalde ocupaba la Concejalía de Tráfico. Ahora el PSOE maquilla como provisional una situación que oculta un ataque definitivo contra un servicio público clave como es el ferrocarril de vía estrecha y su conexión con los pueblos de la montaña central.

Como ha dicho Antonio Silván, plantar un vehículo entre Padre Isla y La Asunción es un insulto a la inteligencia, “una tomadura de pelo de Sánchez, volviendo a la casilla de salida con el gobierno municipal del PSOE, como ya hicieron en 2011. Pero el señor Diez está callado y los leoneses, hartos”.

Esta ocurrencia del autobús, como hemos indicado antigua porque ya lo intentaron en su momento, es la coartada del PSOE para impedir que el tren de vía estrecha no llegue al centro de León y justificar su cierre.

Desde 2018, el Gobierno Sánchez  lleva prometiendo una normativa que no llega y que no tiene intención de aprobar. En el sector ferroviario se considera que desde hace meses está bloqueada y paralizada la tramitación de la normativa para Feve-León por el enfrentamiento entre la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria y el Ministerio de Transportes. El intento de eliminar el tren por un microbús entre León y Ponferrada hace unos días llega ahora a la capital leonesa.

León regresa a la era de la deuda millonaria

José Antonio Diez continúa en silencio, callado ante los experimentos del Gobierno Sánchez: el sector urbano de Feve parado, los trenes nuevos sin noticias, la normativa bloqueada por el enfrentamiento entre el ministro Ábalos y la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria, las estaciones con peligro de cierre, los talleres sin personal, carencia de interventores y maquinistas… y así un largo etcétera.

El PP insiste en que “pretender poner un autobús es una solución anacrónica, desfasada y que recuerda a los tiempos de Francisco Fernández con aquellos experimentos fallidos y caprichos que rozaban lo ridículo. Como ocurrió con Fernández Ladreda, calle en la que dilapidaron el dinero de los leoneses arruinando a todo el comercio; lo mismo que está haciendo Diez en Ordoño, dilapidar dinero y arruinar la zona sin escuchar ninguna crítica ni consensuar el proyecto plagiado”.

Impactos: 10