Los datos del paro correspondientes al mes de agosto reflejan un descenso de 717 personas en situación de desempleo (-2,30%) respecto al mes anterior, el mayor descenso de toda la comunidad. Sin embargo, si analizamos los datos respecto al mismo periodo del año anterior, sigue preocupando el deterioro que sigue sufriendo el mercado laboral en relación al último año. León registra 3.321 parados más que en agosto de 2019. En total, la provincia alcanza los 30.506 desempleados.

Disminuye el desempleo en todos los sectores de actividad, salvo en el colectivo sin empleo anterior y destaca principalmente la reducción del paro en la agricultura (-286) y el sector servicios (-327), una de las actividades más afectadas por la crisis del Covid19.

Los datos del último mes evidencian el esfuerzo del sector empresarial por intentar recuperar la normalidad económica y la vuelta a la actividad pese a las medidas restrictivas impuestas a importantes sectores de actividad en la provincia. El impacto de la crisis está siendo tan fuerte que no solo han de mantenerse las medidas ya adoptadas para salvaguardar el empleo, sino que es fundamental intensificar las actuaciones de apoyo al mercado laboral que aporten adaptabilidad, seguridad jurídica y confianza a las empresas y a los inversores. La actividad económica se encuentra muy dañada por lo que es también imprescindible evitar cargar con más gastos a las empresas ya que sería la peor manera de trabajar por la recuperación.

Asimismo, la extensión de los ERTE en base a la evolución de la crisis va a ser imprescindible, especialmente en los sectores más afectados por la crisis del coronavirus. Sin este mecanismo, se producirá a corto plazo la destrucción de cientos de empleos y cierre de empresas en nuestra provincia.

Impactos: 2