El consejero de Fomento y Medio Ambiente ha visitado esta mañana la depuradora del municipio leonés de Villamañán, en la que la Junta ha invertido casi un millón de euros para atender a una población de 2.000 habitantes equivalentes. En este acto, Juan Carlos Suárez-Quiñones ha confirmado las previsiones de la Junta de construir más de 300 infraestructuras de depuración en la Comunidad, en municipios de entre 500 y 2.000 habitantes equivalentes, en las que se estima una inversión global de 125 millones de euros. De ellas, 41 instalaciones están planeadas para la provincia de León, con una inversión aproximada de 22 millones de euros. En este plan, en el que se está trabajando y que se formalizará en septiembre, la Junta contará con la colaboración de las nueve diputaciones provinciales.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha explicado el avance que supondrá la puesta en funcionamiento de estas infraestructuras para lograr el objetivo de depuración de las aguas de la totalidad de los municipios de la Comunidad, con especial acción en los enclavados en espacios naturales. Para ello, contará con el apoyo de las nueve diputaciones provinciales, que se plasmará en septiembre en otros tantos protocolos de colaboración.

Los planes de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente contemplan una inversión en la legislatura estimada de 125 millones para construir alrededor de 300 infraestructuras de depuración en municipios de entre 500 y 2.000 habitantes equivalentes. De ellas, en la provincia de León está contemplada una inversión de 22 millones para 41 actuaciones, cuya precisión se determinará junto con la Diputación Provincial en futuras reuniones de trabajo.

Sobre la financiación del coste de estas infraestructuras, el consejero avanzó una aportación de la Junta en torno al 40 %, otro 40 % por parte de las diputaciones y el 20 % restante correría a cargo de los ayuntamientos. Además, la Junta financiará la parte que le corresponde a las diputaciones en un plazo de diez años y el 20 % de los ayuntamientos, a 25 años, y la Consejería de Fomento y Medio Ambiente se encargaría, además, de la gestión de estas infraestructuras de saneamiento durante 25 años.

“Todas estas actuaciones buscan conseguir el objetivo de cero aguas sin depurar, algo que la Junta de Castilla y León está dispuesta a conseguir a lo largo de esta y la próxima legislatura, en la que se ejecutaría la depuración de los núcleos de menos de 500 habitantes equivalentes”, remarcó Suárez-Quiñones.

Nueva depuradora de Villamañán: 968.000 euros de inversión

Las obras de la nueva depuradora de Villamañán (León) que el consejero de Fomento y Medio Ambiente ha visitado esta mañana, han supuesto una inversión de 968.000 euros, financiada por Somacyl (Sociedad de Infraestructuras de Medio Ambiente) e incluida en el Programa Operativo FEDER, y su puesta en funcionamiento beneficia a una población de 2.000 habitantes equivalentes. Somacyl mantendrá y explotará la infraestructura durante 25 años. El caudal de diseño de la nueva depuradora es de 312 metros cúbicos al día.

Las obras de la nueva depuradora han consistido en la ejecución de dos colectores, uno para el casco urbano y otro para el polígono industrial, con una longitud de 828 metros, que se completan con una línea de agua, con un pozo de gruesos y bombeo, un tanque de sedimentación primaria, dos biodiscos y otro tanque de sedimentación final.

Para las pedanías de Villamañán se han ejecutado tres fosas sépticas para la depuración de las localidades de Villacé (100 habitantes equivalentes), Villacalbiel (50 habitanes equiavalentes) y San Esteban de Villacalbiel (90 habitantes equivalentes).

 

Impactos: 26