Desde el Grupo Municipal de UPL en San Andrés del Rabanedo hemos realizado una propuesta por escrito al Equipo de Gobierno de San Andrés del Rabanedo para añadir una serie de puntos a la Ordenanza de Convivencia Ciudadana. De esta forma, se pretende evitar actos incívicos como ensuciar nuestras calles y caminos con el material sanitario que todos usamos a raíz de la crisis de la COVID-19. Una de las consecuencias de esta pandemia es el deterioro medioambiental causado por el aumento de basura, algo que, a nuestra escala municipal, se puede combatir.

En los últimos días, en especial con la flexibilización de horarios de salida a la calle, hemos estado recibiendo numerosas quejas sobre la proliferación de mascarillas y guantes por las calles y caminos de nuestro municipio. Nosotros, como vecinos, también hemos constatado estos hechos, minoritarios pero presentes, peligrosos y molestos. Esta mala praxis es más visible y llamativa en la amplia red de caminos de nuestro municipio, estropeando el medio ambiente y empeorando la imagen de nuestros bellos parajes. Además del daño medioambiental, es peligroso porque puede ser un foco de contagio en caso de que el portador fuera una persona afectada por el virus. Como aparece en nuestro programa electoral, UPL considera imprescindible mantener las áreas naturales de nuestro municipio en óptimas condiciones, por lo que es responsabilidad de todos poder disfrutar de una envidiable red de caminos y zonas verdes naturales. Desde luego, cruzarse de brazos ante estos hechos no es la mejor solución.

Por ello proponemos dos cambios a la ordenanza, la primera es añadir un punto que prohíba explícitamente arrojar este tipo de material fuera de los lugares habilitados para ello. El segundo, añadir estas actuaciones al listado de infracciones graves, siempre tras previo aviso por parte de la autoridad. No hay que perder de vista que otros ayuntamientos de España ya están realizando este tipo de acciones, con sanciones mucho más duras de las planteadas por nuestro grupo.

Desde UPL entendemos que la crisis sanitaria nos está obligando a cambiar muchos patrones de vida, y lógicamente, habrá que modificar las normativas municipales aprobadas antes de la pandemia para adaptarse a los nuevos tiempos que corren. Desde UPL seguiremos trabajando para que la recuperación de esta crisis, en todos los aspectos, sirva también para cimentar unas bases sólidas de futuro para nuestro municipio y nuestra región.

Impactos: 60