Los miembros del Grupo de Investigación TAFI, dirigidos por el profesor Joaquín Barreiro, generaron protectores faciales y conectores y válvulas respiratorias que entregaron a las gerencias de Atención Primaria y hospitales de León y el Bierzo.

La Unidad de Fabricación e Impresión 3D de la Universidad de León (ULE) ha realizado un total de 863 protectores sanitarios -máscaras, conectores y válvulas- para hacer frente a la enfermedad del coronavirus COVID 19, desde que se decretara el estado de alarma el pasado mes de marzo.

El clúster de Automoción coordinado desde Valladolid e integrado por AENIUM Engineering, CARTIF, Newgentechs, Fundación General Universidad Valladolid y Unidad de Fabricación e Impresión 3D de la ULE, unieron sus capacidades en fabricación aditiva desde el primer momento, con el fin de fabricar EPIs de protección del personal sanitario. El resultado ha sido que los nueve miembros del Grupo de Investigación TAFI (Tecnologías Avanzadas de Fabricación e Inspección) que han trabajado en la Unidad de Impresión de la ULE, generaron entre el 22 de marzo y 2 de abril, 803 máscaras de protección facial y desde esa fecha 60 conectores y válvulas para caretas respiratorias destinadas al Hospital de León.

Las máscaras de protección facial fueron distribuidas –a través de Vicente de Martín, profesor de Ciencias de la Salud- a las Gerencias de Atención Primaria (358 máscaras), Gerencia del Hospital de León (303 máscaras) y Gerencia del Hospital del Bierzo (142 máscaras). Joaquín Barreiro, director de la Unidad de Fabricación y del Grupo de Investigación TAFI, subraya que el trabajo “ha sido pesado, porque la impresión 3D es lenta, pero muy satisfactorio porque hemos visto que el material que hemos producido se está usando”. El equipo de profesores y técnicos de TAFI y de la Unidad de Impresión 3D mantiene contacto permanente con el Hospital de León “para cualquier otra necesidad o demanda que tengan”, y entre todos ellos han actuado como un bloque para sacar adelante el trabajo y responder a la necesidad que existía para luchar contra la enfermedad del COVID19. “Ha sido un grano de arena más en ese movimiento de solidaridad que desde diversos colectivos se ha organizado”, explica Barreiro quien no se olvida de los colaboradores externos “que nos han ayudado imprimiendo o donando material, así como la propia Universidad como institución que nos ha proporcionado todo el soporte e infraestructura necesaria”.

El modelo que han fabricado es una especie de visera o pantalla facial que se componen de un anillo-montura –la base que se imprime en la Unidad de Impresión 3D- y una hoja de acetato transparente perforado que protege todo el rostro de salpicaduras accidentales y evitan así los contagios, y los cordones de sujeción.

En esta fabricación la ULE ha contado con la colaboración de ‘Almacenes Antoñanzas’ empresa que cedió la cinta elástica para la sujeción de las máscaras, ‘El Copión’ y ‘Mi tienda de arte’ los acetatos para la pantalla protectora, El Corte Inglés el burlete para la frente, DSM envases de isopropílico e hipoclorito, y otras empresas como SUMASAS y La Hacendera y algún particular completaron esta colaboración. Para la impresión la Unidad de Fabricación e Impresión 3D (UFI3D) ha empleado sus recursos:  una impresora industrial Binder Jetting MJM 5600 de 3DSystems y cuatro impresoras comerciales FDM (Ultimaker y Leon3D), y ha contado también con varias impresoras FDM de colaboradores a nivel particular.

La demanda recibida por un grupo de neumólogos del Hospital de León, llevó a este grupo de investigación a iniciar también la elaboración de válvulas y conectores para acoplar a caretas de buceo de dos marcas comerciales, y hacer así que estas caretas funcionaran como sistemas de respiración. El resultado fueron 60 válvulas impresas para caretas respiratorias.

Impactos: 48