SAMSUNG CSC

Los niños y niñas que han pasado por cuarentenas han llegado a mostrar niveles de estrés postraumático cuatro veces superiores a la media.

La organización de atención directa a la infancia elabora una guía con consejos prácticos para disminuir los efectos del confinamiento en la salud emocional de niños y familias.

 

La pandemia del Covid-19 y el confinamiento que estamos sufriendo pueden tener múltiples efectos en la salud mental de los niños y de las familias. Con el fin de reducir este impacto, Aldeas Infantiles SOS ha elaborado una guía con consejos prácticos para ayudar a las familias a lidiar con su estrés y el de los más pequeños.

 

La organización de atención directa a la infancia subraya que la salud mental de los niños y las niñas es especialmente vulnerable en momentos de crisis como el actual, y explica que los niños que han pasado por cuarentenas han llegado a mostrar niveles de estrés postraumático cuatro veces superiores a la media de aquellos que no habían estado confinados.

 

Niños y niñas pueden responder a una situación difícil o inquietante de diferentes maneras: aferrándose a sus padres o cuidadores, sintiéndose ansiosos, retraídos, enfadados o agitados, teniendo pesadillas, orinándose en la cama o manifestando cambios frecuentes de humor, entre otros.

 

Para ayudar a los más pequeños a lidiar con el estrés durante el confinamiento, Aldeas Infantiles SOS recomienda una serie de comportamientos:

 

  • Fomentar laescucha activa y una actitud de comprensión hacia ellos.
  • Crear unentorno más sensible y afectuoso que de costumbre a su alrededor.
  • Ayudarles a encontrar formas positivas de expresar sentimientos que les inquieten, como la ira, el miedo y la tristeza.
  • Contarles lo que está sucediendo, dándoles información clara y adaptada a su edad sobre cómo reducir el riesgo de infección y permanecer seguros.
  • Mantener las rutinas y los horariosregulares o crear otros nuevos que incluyan el aprendizaje, el juego, el ejercicio físico y la relajación.
  • Siempre que sea seguro para ellos, garantizar que los niños están cerca de sus padresy familiares.
  • Si están separados de sus padres o cuidadores habituales, asegurar un contacto regulary frecuente con ellos que les aporte confianza y seguridad.

Confinamiento y salud mental

 

La guía publicada por Aldeas Infantiles SOS también describe los posibles efectos que el brote de Covid-19 y el confinamiento pueden tener en la población a corto y largo plazo. Así, el documento indica que es normal sentirse triste, angustiado, preocupado, confundido, asustado o enfadado durante una crisis; y que mantener la calma, organizar una rutina diaria y tratar de mantenerse positivos es clave para proteger la salud física y mental y para conseguir aceptar nuestras emociones y controlarlas.

 

Entre los primeros efectos negativos se encuentra el temor al contagio, la preocupación por el bienestar de los seres queridos, en especial de niños y mayores, y un empeoramiento de la salud física y mental de las personas más vulnerables. Es particularmente traumática la imposibilidad de acompañar a los familiares enfermos en sus últimos momentos y de asistir a funerales o participar en otros rituales sociales que ayudan a las personas a sobrellevar el duelo.

 

Más a largo plazo, esta situación puede generar el deterioro de las redes sociales, desconfianza de la información que nos proporcionan e incluso un posible estigma hacia pacientes que sobreviven e incluso hacia determinadas nacionalidades o colectivos por miedo al contagio.

 

En un tono más positivo, Aldeas Infantiles SOS asegura que algunas personas pueden tener experiencias muy positivas, como el orgullo de encontrar formas de afrontarlo y la resiliencia. “Cuando se enfrentan al desastre, los miembros de una comunidad a menudo muestran un gran altruismo y cooperación, y las personas pueden experimentar una gran satisfacción al ayudar a otros”, concluye la guía.

 

La respuesta de Aldeas

 

Ante la crisis sanitaria del coronavirus, Aldeas Infantiles SOS ha redoblado sus esfuerzos para garantizar el bienestar físico y emocional de los 6.072 niños, niñas y jóvenes a los que acompaña en nuestro país. “Somos una organización de atención directa a niños, jóvenes y familias y, ahora más que nunca, nuestra prioridad es asegurar su protección para que no sufran las consecuencias de esta crisis más que el resto de la población, y a ello estamos dedicando todos nuestros esfuerzos”, ha asegurado su presidente, Pedro Puig.

 

La organización ha puesto en marcha medidas urgentes para hacer frente a la crisis sanitaria, ha diseñado planes de acción inmediata y tiene preparados los protocolos de contingencia necesarios para afrontar cualquier eventualidad, siguiendo con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, y las disposiciones concretas de las diferentes CC.AA.

 

Uno de los principales objetivos perseguidos por Aldeas es el de cuidar de la salud mental de los niños, jóvenes y familias. “El aislamiento puede producir cuadros de stress y fuertes contrastes emocionales y, por ello, los profesionales de Aldeas Infantiles SOS están focalizándose en minimizar este riesgo”, incide Pedro Puig.

 

Aldeas también mantiene un contacto telefónico permanente o videollamadas con los niños y sus familias para asegurar su bienestar en el hogar, con seguimiento de las tareas escolares, propuesta de actividades para niños y familias, y refuerzo de pautas educativas. Todo ello con el objetivo de facilitar herramientas para que los niños vivan esta situación en un ambiente familiar positivo y con la mayor normalidad posible. Asimismo, la organizacion sigue atendiendo de manera presencial y en remoto todas las intervenciones psicológicas y terapéuticas que no se pueden posponer.

 

Aldeas Infantiles SOS muestra una gran preocupación por estas familias y manifiesta que la crisis sanitaria no hará sino acentuar su incertidumbre económica y su vulnerabilidad social, ya de por sí dramática.

 

Fuente Aldeas Infantiles SOS

Impactos: 13