La institución provincial reduce al mínimo toda su actividad pública, cierra sus centros turísticos y extrema las precauciones en sus centros asistenciales

Reducir al mínimo las posibilidades de contagio del coronavirus. Ese es el objetivo de las medidas urgentes adoptadas por la Diputación de León para hacer frente a la pandemia y que el presidente de la institución provincial, Eduardo Morán, ha dado a conocer en la junta extraordinaria de portavoces celebrará este jueves.

La Diputación reduce al mínimo toda su actividad pública suspendiendo todas las convocatorias y manteniendo exclusivamente aquellas reuniones consideradas inaplazables. Algunas de ellas se desarrollarán por videoconferencia siempre que sea posible.

El Palacio de los Guzmanes cerrará sus puertas a los turistas y, de igual modo, se clausurará para los usuarios la estación de esquí de San Isidro y se suspenderán las visitas a la Cueva de Valporquero, al Museo Etnográfico de Mansilla de las Mulas y al Monasterio de Carracedo. Los recorridos del Bibliobús y la campaña de ‘Un Viaje por tu Provincia’ también se cancelan, así como las actividades deportivas y las visitas de escolares a la estación invernal.

Las medidas contra el Covid-19 también se extremarán en los centros asistenciales de la Diputación leonesa restringiendo al máximo las visitas de familiares en todos los casos y enviando a sus casas a aquellos usuarios que no requieran atención continuada.

Los Ceas dependientes de la institución provincial sólo atenderán telefónicamente a los usuarios, salvo casos de emergencia relacionados con violencia de género o atención a la infancia.

En términos generales todas estas actuaciones se extenderán hasta el próximo 26 de marzo, aunque la Comisión de Seguimiento frente a la Expansión del Coronavirus constituida ya al efecto irá analizando la situación y actualizando la adopción de medidas.

La Diputación también estudia ya las posibilidades de extender el teletrabajo en los diferentes servicios de la institución provincial.

Impactos: 34