(Foto: Isaac Llamazares

El equipo de Aira sometió al Unionistas en los primeros minutos, pero se mostró conformista tras el gol de Sergio Marcos sufriendo más de lo que debería haberlo hecho contra un equipo que por plantilla y juego no está ala altura de la culturalista

 

La Cultural rompió su sequía. La goleadora después de casi 400 minutos sin que el rival rescatara un balón de su portería y la de llevar puntos a la clasificación tras tres derrotas seguidas. Eso será lo que quede para la clasificación, pero la cara de la Cultural no fue la que todo el mundo espera de un equipo que quiere pelear por el ascenso.
La Cultural tiene hechuras de equipo grande, plantilla de equipo grande, medios de equipo grande, afición de equipo grande, campo de equipo grande… pero juega como los equipos más pequeños. Sobre todo cuando juega a favor de marcador. Contra el Unionistas se volvió a ver a una Cultural que salió muy fuerte, que sometió al rival con Menudo marcando el nivel de exigencia y que apuntaba a firmar uno de esos encuentros que cierran bocas y acaban con cualquier crisis.

No fue así porque cuando Sergio Marcos enganchó un zapatazo desde casi 30 metros para abrir el camino de la victoria la Cultural volvió a las andadas. Reganó el balón al rival y permitió que el Unionistas, que hasta ese momento no sabía si la mitad del campo de la Cultural era sólida, líquida o gaseosa, empezara a crecer.

Empezaron a llegar antes del intermedio, pero cuando la paciencia de los aficionados leoneses empezó a agotarse fue tras el paso por los vestuarios. Los seguidores culturalistas vivían con el alma en un puño viendo que quienes más llegaban eran los visitantes y que su equipo había quedado reducido a un equipo que se defendía con orden y esperaba una contra para matar el partido.

Aira colocó a Gudiño en el lugar de un Kawaya que se empieza a parecer peligrosamente más al de la pasada temporada que al que deslumbraba en el arranque de esta Liga y con la entrada de Julián Luque por Dioni quedó claro que lo prioritario era el resultado y se veía en un final de partido con el equipo local perdiendo tiempo para agotar el duelo. Y es que el resultado siempre vale más que las sensaciones, que cuando un equipo está en crisis de resultados siempre tienen un valor relativo. Los tres puntos lo curan casi todo y ahora tocará a los leoneses aprovechar esa tranquilidad para seguir creciendo en las próximas jornadas en una carrera por la fase de ascenso que se ha igualdo más de lo que se podía prever cuando empezaba 2020.
La ficha del partido

1 Cultural: Leandro, Ángel Moreno, Julen Castañeda, Iván González, Héctor Rodas, Sergio Marcos, Eric Montes, Kawaya (Gudiño, m. 57), Menudo (Dani Pichín, m. 87), Héctor Hernández y Dioni (Julián Luque, m.79).

0 Unionistas: Mario, Cavafe, Zubiri, De la Nava (Óscar, m. 75), Albistegui, Góngora, Piojo, Matthieu (Guille, m. 60), José Ángel, Álvaro Romero y Javi Navas (Garrido, m. 83).
Árbitro: Usón Rosel. Amonestó Iván González, Héctor Rodas, Gudiño, Eric Montes, Sergio Marcos, Dani Pichín y Ángel Moreno por los locales; y al visitante José Ángel.
Gol: 1-0 (m. 27): Sergio Marcos.

Incidencias: Se guardó un minuto de silencio en memoria del hermano de Dani Pichín.
Por César F. Buitrón

Impactos: 47