El equipo de Gobierno llevará al próximo Pleno ordinario el pago de cerca de 400.000 euros de facturas pendientes, lo que eleva a esa cantidad global lo abonado a lo largo de 2019 en concepto de deuda comercial pendiente de años anteriores

 

El Ayuntamiento de San Andrés del Rabanedo cerrará el año 2019 con una reducción en 1,7 millones de euros de las obligaciones pendientes con proveedores que se arrastraban de ejercicios anteriores.
El equipo de Gobierno llevará al próximo Pleno ordinario, previsto el jueves 26 de diciembre, el pago de facturas por valor de 400.000 euros, tal y como ha explicado el concejal de Hacienda, Benjamín Fernández, en la comisión del área celebrada esta mañana en la que se ha dictaminado favorablemente esta medida.

Así, desde el Consistorio se están dando pasos para eliminar la deuda comercial de ejercicios pasados para que pueda quedar a cero lo antes posible, teniendo en cuenta que se trata de proveedores y empresas que han prestado sus servicios a la administración local, la cual debe centrar sus esfuerzos en reducir al máximo los periodos de pago.
De hecho, uno de los objetivos del Ejecutivo local es amortizarla por completo el año que viene, en la línea de trabajo que se sigue para encaminar al Ayuntamiento hacia la normalidad económica, de manera que pueda afrontar las obligaciones, mantener los

servicios y atajar las necesidades de la calle con inversiones que se irán incrementando de manera paulatina.

En este sentido, cabe recordar que el pasado mes de noviembre la corporación municipal aprobó destinar unos 2,5 millones de euros a amortizar la deuda que San Andrés mantiene con el Estado.
La medida se tomó después de que el Ayuntamiento se acogiese a las medidas habilitadas por el Ministerio de Hacienda para refundir los préstamos pendientes, diferir y ampliar el plazo para su devolución y disminuir los intereses, lo que ha permitido “relajar” las obligaciones que se deben asumir en los próximos años.

Impactos: 105