El Patatas Hijolusa jugará su segundo partido en tres días y lo hará contra un equipo complicado como el Añares Rioja que aunque no haya iniciado la temporada como se esperaba de las guipuzcoanas, tiene potencial para pelear por estar en la fase de ascenso como logró la pasada campaña.

El partido se disputará en el Pabellón de San Esteban (sábado 23 de noviembre, 20:30 horas) al que regresan las de Bea Pacheco por la coincidencia en horario con el partido del Abanca Ademar. Un aliciente más para que el equipo recupere la frescura que ha mostrado con cuentagotas en las últimas jornadas, aunque le ha servido para ganar varios encuentros, el más reciente el del miércoles en Avilés contra el Adba.

Enfrente estará esta vez un equipo más complicado, que mantiene la base del año pasado con jugadoras contrastadas de la cantera vasca y refuerzos extranjeros que dan al equipo de Azkoitia la calidad en ataque que le hace temible cuando juegan como saben hacerlo. Parar a Fequiere y Jaisa Nunn será clave para que el Patatas Hijolusa sea capaz de sumar otro triunfo importante para seguir a la estela de los cuatro primeros clasificados.

 

Impactos: 40