El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha reunido esta mañana en la sede de la Agencia de Protección Civil a los delegados territoriales de la Junta en las nueve provincias de Castilla y León para profundizar y actualizar los protocolos de actuación en cada una de las provincias y de activación del Plan de Protección Civil de Castilla y León (PLANCAL) en sus distintos niveles.

El objetivo del encuentro ha sido garantizar la coordinación y colaboración en todos los ámbitos que pueden verse afectados, desde la atención sanitaria, el suministro de las empresas proveedoras de servicios básicos o la vialidad de las carreteras, así como para la coordinación de todos los servicios de emergencias de las distintas Administraciones de acuerdo a los Planes de Protección Civil dirigidos por la Junta de Castilla y León.
Entre los aspectos a trabajar ha estado el operativo que cada campaña invernal pone en marcha la Junta de Castilla y León para prevenir y actuar ante las posibles contingencias derivadas de los fenómenos meteorológicos adversos, que comienza el próximo 1 de noviembre de 2019 y se extenderá hasta el 30 de abril de 2020.

La campaña invernal se desarrolla en coordinación con las consejerías de la Presidencia, Sanidad, Educación, Familia e Igualdad de Oportunidades y Cultura y Turismo, así como con las delegaciones territoriales de la Junta en las nueve provincias, las administraciones locales y la Administración General del Estado.
1.442 profesionales, 2.471 voluntarios, 146 máquinas quitanieves, 123 almacenes de fundentes…
El operativo cuenta con 1.442 profesionales y 2.471 voluntarios de 107 asociaciones y agrupaciones de Protección Civil que actualmente hay en Castilla y León. A ello hay que añadir los medios materiales, 146 máquinas quitanieves y 123 almacenes de fundentes propios, que se completan con las dotaciones del Estado y de las diputaciones provinciales y ayuntamientos, todos con una clara vocación de colaboración y coordinación para reducir el tiempo de atención y respuesta, garantizando una actuación eficaz ante cualquier incidente.
El dispositivo cuenta también con la colaboración de las empresas de suministros y prestación de servicios básicos, como luz, agua, gas y combustible, telefonía, autopistas, transportes, etc., todo ello bajo la coordinación del Centro de Emergencias de Castilla y León 1-1-2.
Recursos sanitarios
Además se podrán movilizar todos los recursos sanitarios, con 29 hospitales y 277 centros de salud y puntos de atención continuada, 3 helicópteros sanitarios, 159 Unidades de Soporte Vital, Básico y Avanzado, y 377 ambulancias colectivas y convencionales. Además, hay que sumar la colaboración de la consejería de la Presidencia, aportando todos los canales de información, así como con Familia e Igualdad de Oportunidades, Educación y Cultura y Turismo que suman sus recursos en lo que se refiere a red de alojamientos residenciales, centros educativos y culturales, pabellones deportivos y de ocio, así como los albergues que puedan ser susceptibles de utilización en caso de emergencia.
Acceso a la información y concienciación ciudadana

Como en años anteriores, la campaña de riesgos invernales está sustentada sobre cuatro pilares: la información, la colaboración ciudadana, la planificación y la actuación coordinada del operativo ante las situaciones de riesgo asociadas a los fenómenos meteorológicos adversos, en particular a las nevadas.

Además de la puesta en marcha de este operativo para ofrecer respuesta inmediata, la Junta pone a disposición del operativo invernal, y muy especialmente de los ciudadanos, las herramientas que permiten el acceso a la información de manera adecuada y con la antelación necesaria para adoptar las medidas de prevención más oportunas para los riesgos de las inclemencias invernales.

Impactos: 6