En el año 2007 se publicó la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se
reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes
padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura, más
conocida como “Ley de memoria histórica”, cuya finalidad era dar un relato oficial de
la contienda y proscribir cualquier otra visión de la historia, provocando la división
entre los españoles.

Desde que la citada ley entró en vigor, los actos fundados en la misma sólo
han servido para provocar crispación entre los españoles, distinguir ciudadanos de
primera y de segunda, promover la censura y limitar la libertad de expresión.
Los Parlamentos y Ayuntamientos no tienen por función hacer relatos
históricos y rescribir la historia, suplantando la labor profesional de los historiadores;
sino controlar la acción del Gobierno y dictar leyes que regulan la vida social para el
Bien Común.

 

Por todas estas razones venimos a denunciar que crear una Verdad Oficial,
nos lleva a un Poder Totalitario en que la disidencia no es un derecho sino causa de
persecución política, personal o profesional. Un Poder que atenta frontalmente contra
los derechos inalienables que la Constitución nos otorga. Vulnerando la igualdad de
los españoles reconocida en el artículo 14 de la Constitución, artículo que hace de
llave para los derechos fundamentales y libertades públicas. Y atentando contra la
libertad de ideológica.

Desde el Grupo VOX abogamos por la reconciliación de todos los
españoles y por el respeto a la libertad y a la historia de España, pues la
auténtica memoria histórica sirve para advertirnos y evitar que caigamos en
mismos errores. Es hora de cerrar heridas.

Por todo ello VOX solicitará al pleno los siguientes acuerdos.
1º La creación en el municipio de un Monumento, calle o plaza dedicados a
la Reconciliación Nacional.

2º La creación de algún monumento, plaza o calle a la Hispanidad o a la
Historia de España o incluso a España.

Impactos: 112