Las Elecciones Generales del próximo 10 de Noviembre han de tener sin duda un especial significado pues,quien ostente la representación ciudadana en el Gobierno,deberá de lidiar con el problema político e Institucional más grave de la historia de nuestra democracia (exceptuando el terrorismo por ser más que nada un problema de orden público),y es el conflicto catalán.

La coincidencia de la sentencia del “procés” y los disturbios consiguientes con estas evitables elecciones,ponen el foco únicamente en este tema:no será posible que los partidos políticos se sustraigan al mismo,no será posible hacer una campaña electoral al uso;todo el programa electoral de cada partido resultará una obviedad mientras sigan los rescoldos de estos duros dias postsentencia.

Y para hacer frente a este desafio hace falta trabajar políticamente ya que las soluciones duraderas no pasan por la anulación de voluntades ni por la represión de las ideas.Si hay catalanes independentistas los seguirá habiendo queramos o no queramos.

Pero desde mi punto de vista para hacer frente a este problema político se necesitan al menos dos consensos:

– uno en las propias filas independentistas, ya que a día de hoy no parece que todos los partidos políticos  vayan por la misma senda ni utilicen los mismos argumentos aunque tengan el mismo objetivo.Han de ponerse de acuerdo en como se ha de encarar politicamente el mecanismo para lograr un pronunciamiento de los ciudadanos favorable a la secesión.

Por supuesto y antes de nada, han de hacer una declaración expresa de respeto a la legalidad y proclamar la no violencia como única vía para la defensa de sus intereses.

– de otro lado el consenso ha de venir de los partidos que representen la mayoría de la Cámara de Diputados a nivel nacional.

Estos tienen como cometido elaborar un plan dentro de la legalidad,para que sea posible la secesión si lo deciden libremente la mayoría de los catalanes.

Es evidente que hoy día esto no es posible con la Constitución en la mano de ahí que sería necesario la reforma de algunos de los artículos de la misma y en todo caso requeriría el voto favorable de dos tercios de los Diputados y Senadores ,es decir una amplísima mayoría que hoy por hoy no parece que se pudiera lograr.

Sin estos dos consensos – “independentistas” y “costitucionalistas” por así decirlo,no es posible ningún pacto político a medio plazo.

Pero todavía tenemos que añadir una nueva dificultad (por si era poco),y es la inexistencia de políticos de altura y la inexistencia de interlocutores válidos.

Politicos de altura en el sentido de que abandonen su visión cortoplacista y electoralista,e interlocutores válidos haciendo especial hincapié  en el lado independentista, pues el Gobierno de la Generalitat está absolutamente sobrepasado,noqueado …y mantiene al frente a un político que mas que nada parece que actúa como activista de los violentos.

Estamos pues ante una encrucijada de difícil,yo diría, -hoy por hoy – de imposible solución.

(Me gustaría contar con el relato de cuantos afirman que el problema catalán se debe solucionar politicamente…no sabemos que es lo que quieren decir,yo al menos no se lo he oído a nadie.)

Así pues,el futuro – salvo imprevistos que aparezcan en el escenario -no se presenta nada halagüeño;solo hay que ver la imágenes de estos días  para comprobar a grosso modo que la mayoría de los movilizados son gente muy joven;son los alevines y jovenes hijos de una catalanidad  independentista, que han sido perfectamente aleccionados durante su curriculum educacional.

Más a mi favor para intentar la búsqueda de soluciones políticas a corto y medio plazo porque lo que viene es más de lo mismo.

Angel L.Nieto

Octubre de 2019

Impactos: 49