La formación morada quiere conocer las condiciones en que se presta dicho suministro ante los gastos mensuales que genera.

 

    “Nos preguntamos cómo es posible que un edificio que está cerrado al público y carece de actividad le cuesta al consistorio, sólo en gastos de electricidad, 800 euros al mes.” declaró Mari Carmen Álvarez, concejala de Podemos en el ayuntamiento de San Andrés.

“Estamos interesados en conocer bajo qué condiciones se realiza el suministro eléctrico ante la falta de contratos al respecto y si es normal pagar esas cantidades mensuales.” prosiguió Álvarez.

 

El grupo municipal Podemos SAR, que ya denunció en su momento la falta de contratos de algunos suministros, con los consiguientes perjuicios que esta situación genera para las arcas municipales, espera que esta situación se aclare y que la adhesión del municipio al sistema de contratación de la FEMP acabe con este descontrol.

Impactos: 28