Los datos son los obtenidos en la campaña especial de vigilancia del uso del cinturón de seguridad y de los sistemas de retención infantil que se ha llevado a cabo en la capital leonesa entre el 30 de septiembre y 6 de octubre.

La Policía Local de León ha dado a conocer los datos obtenidos en la campaña especial de la vigilancia de uso del cinturón de seguridad y de los sistemas de retención infantil que se ha llevado a cabo en la capital leonesa entre el 30 de septiembre y 6 de octubre. Según las cifras facilitadas, de los 867 vehículos revisados, sólo 15 no cumplían con la obligación del uso del cinturón de seguridad en el municipio.

Durante los controles a todo tipo de vehículos (turismo, taxis, autobuses y vehículos de mercancía) se ha indicado que eran los conductores los que no llevaban sistema de seguridad. En lo que se refiere al sistema de retención infantil, se ha observado que se ha cumplido con la normativa en todos los casos.

Esta campaña, que se ha realizado en colaboración con la Dirección General de Tráfico, de control tiene el objetivo de concienciar a la población de la importancia del uso de sistemas de retención homologados para evitar lesiones en accidentes de tráfico. Se enmarca en la Estrategia de Seguridad Vial 2011-2020 de la DGT que pretende logar que ningún niño pierda la vida por no ir correctamente sentado en una silla adecuada para su peso y talla.

La vigilancia y aplicación de la ley en lo que respecta al uso del cinturón y sistemas de retención se ha consolidado como uno de los métodos más efectivos para mantener e incrementar el índice de uso del cinturón entre los ocupantes de los vehículos.

Cabe recordar que el cinturón de seguridad es un elemento básico y fundamental de la seguridad vial y que reduce a la mitad el riesgo de muerte en caso de accidente, mientras que el airbag no es eficaz si no se complementa con la utilización del cinturón de seguridad.

Según diferentes estudios, no utilizar el cinturón de seguridad en los asientos traseros supone un gran riesgo. De hecho, en un impacto frontal, la probabilidad de que un ocupante de los asientos de atrás golpee mortalmente a otro pasajero de los asientos de delante puede ser hasta ocho veces mayor.

Además, a una velocidad de 80 kilómetros por hora un choque frontal sin llevar puesto el cinturón de seguridad suele llevar aparejado resultado de muerte o lesiones graves. El cinturón alcanza una máxima efectividad en los vuelcos, donde se reduce un 77% el riesgo de muerte.

En cuanto a los sistemas de retención infantil son obligatorios para niños con una altura inferior a 1,35 metros, alrededor de 12 años.

Asimismo, la utilización de estos sistemas reduce considerablemente las lesiones cerebrales, heridas faciales y lesiones pulmonares en caso de impacto.

Impactos: 34